26
Lun, Oct

Alimentos para prevenir el cáncer

Typography

Se ha demostrado que las células cancerígenas usan solamente glucosa como fuente de energía para crecer y, que son incapaces de usar proteínas, grasas y cuerpos cetónicos, a diferencia de las células normales. La célula cancerígena sólo utiliza la glucosa (azúcar blanca, miel, arroz blanco, papa) a una velocidad 100 veces mayor que cualquier célula normal del cuerpo para poder vivir y multiplicarse.

Si una persona tiene cáncer y le damos alimentos que se transforman rápidamente en glucosa será tomada por la célula cancerígena mucho más rápido y con mayor avidez que las células normales produciendo su crecimiento y su mayor multiplicación.  

Otros experimentos que se han hecho acerca de la “restricción calórica” han demostrado que previenen el cáncer, el sobrepeso y la epidemia de enfermedades cardio y cerebro vasculares.  

La “restricción calórica” es la disminución de las calorías totales que se consumen y, se logra por medio de la ingesta de alimentos necesarios para el crecimiento de un niño, con todas las proteínas, los minerales y las vitaminas que son necesarias pero eliminando las calorías que derivan de los hidratos que se absorben con mucha rapidez, como los cereales refinados (harina blanca, arroz blanco, avena extrafina, maíz refinado y azúcares), los dulces y la papa. Sacando las calorías que proceden de estos alimentos, se previene el sobrepeso por un mecanismo que es mantener la insulina en valores normales e incluso bajos.  

Es importante mantener la insulina normal o baja antes y después de una comida, a lo largo de la vida porque la insulina es la única hormona que tiene el cuerpo para formar grasa y, si yo puedo mantener su función más importante, que es introducir la glucosa de los alimentos dentro de las células, puedo evitar que los excesos de insulina produzcan grasas.  

Comer un exceso de dulces o fideos estimula la insulina a niveles muy altos y ésta se encargará de producir grasa a partir de estos alimentos.  

Está demostrado que la insulina estimula una enzima que aumenta la proliferación del cáncer llamada tirosinakinasa. Por esta razón hay una relación directa entre la obesidad y el cáncer de mama, próstata, útero y colon. Por contrapartida, la restricción calórica, o sea, comer saludablemente carnes, legumbres, clara de huevo, frutas y verduras ha mejorado el pronóstico del cáncer de próstata con evidencias científicas al disminuir el tamaño de este tumor.  

Es muy bueno para prevenir el cáncer y la obesidad comer alimentos con índice glicémico bajo, como son: las lentejas, porotos, garbanzos, arvejas, verduras, nueces, carnes, huevo y frutas porque estos alimentos ya tienen probado que no suben rápidamente la glucosa en la sangre, y por lo tanto no estimulan la insulina; evitando el aumento de grasa y la posibilidad de crecimiento de la célula cancerosa.