14
Jue, Nov

Donna Summer: la Reina del Disco

Typography
Donna Summer de pequeña fue cantante de góspel, a medida que fue creciendo pasó al género disco convirtiéndose en la Reina de dicho género. En las discotecas de todo el mundo sonaban sus canciones que eran interpretadas por su voz superlativa y de manera muy sensual. Ganó decenas de premios,  discos de platino y de oro. También fue compositora y artista plástica reconocida. Pero producto de un cáncer que padecía desde hacía años, falleció el 17 de mayo de este año.

LaDonna Adrian Gaines, nació el 31 de diciembre de 1948 en Massachusetts, Estados Unidos. Andrew, su padre, era conserje, electricista y carnicero, y su madre, profesora. La pareja tuvo en total 7 hijos y se caracterizaban por tener una base muy religiosa por lo que Donna, ya desde muy pequeña comenzó a cantar en los coros de la Iglesia. Pero quiso ir más allá y de más grande integró una banda de rock, The Crow. También cantó con sus hermanas y sus primas realizando covers de bandas reconocidas de la época.

Abandonó sus estudios para dedicarse de lleno al canto y a los 18 años, audicionó para “Hair”, un musical de Broadway y quedó seleccionada, al tiempo tuvo que viajar a Alemania con todo el elenco para es estreno de la obra. Este fue el puntapié de su carrera como cantante profesional, llegando a países de Europa e ingresando en la ópera folk de Viena. Allí conoció a productores, grabó demos y algunos discos propios que obtuvieron gran éxito.

Viviendo en Alemania, fue corista de una banda estadounidense y de estudios de grabación y teatros. Conoció al actor Helmut Sommer y se casaron en 1972, si bien el matrimonio duró tres años debido a las desapariciones de él, tuvieron una hija a la que llamaron Mimí. Divorciada, Donna siguió usando el apellido de su ex marido, traducido al inglés, Summer, como nombre artístico.

En 1974 editó su primer álbum en Holanda, titulado Lady Of The Night, de estilo pop rock y folk rock, que tuvo éxito en los países de Europa, y la canción “The Hostage” se convirtió en hit. Al año siguiente grabó el tema Love to love you baby, cuya música disco y letra sexual la condujeron a tener gran éxito en Estados Unidos, y el álbum llamado igual por la cantidad de ventas llegó a ser disco de oro. La novedad de esta canción era el estilo desenfrenado de la cantante junto con una mezcla de música disco y funk por lo que empezó a sonar en las discotecas.

Ya viviendo en Estados Unidos nuevamente, el reconocimiento mundial estaba llegando, cada vez más sus temas nuevos eran éxitos en diferentes países y Donna Summer fue apodada la Reina de la música disco, tan de moda en esa época. Aprovechando ésto, lanzó un álbum doble de baladas y música dance con sonidos de orquesta.

Y en 1978 se dio el gusto de actuar en la película musical, Gracias a Dios es viernes, en donde interpretaba el tema principal Last Dance, que tuvo alta repercusión ganando el Oscar a la mejor canción. En este año conoció al músico Bruce Sudano, iniciaron una relación sentimental y juntos compusieron el célebre tema Bad Girls y su canción, She Works hard for the money, pasó a ser un himno feminista.

Continuaron las ventas de sus discos simples, dobles, recopilaciones, en vivo y todos se convertían en éxito. La originalidad en este género que había creado gracias al estilo musical, de sus letras y el modo sensual de interpretarlas, la condujo a ser la mejor cantante de todas.

No obstante Donna no podía manejar el nivel de éxito al que había llegado con tanto esfuerzo y tuvo que tomar tranquilizantes para disminuir el nivel de ansiedad y depresión que tenía, pero terminaron generándole una gran adicción que luego tuvo que tratar.

Intentó dar un vuelco en su carrera cambiando de género musical al pop pero no tuvo los resultados esperados.

A comienzos de los ´80 Donna se casó con su pareja Bruce y al tiempo tuvieron dos hijos, Brooklyn y Amanda.

En 1994 dejó Los Ángeles y se mudó a Nashville, allí, más tranquila, pudo realizar lo que siempre quiso y por falta de tiempo no podía concretar, la pintura. Su arte, ya expuesto en varios distritos de Estados Unidos, llegó a Japón donde, con la ayuda de Steven Spielberg, realizó una muestra de sus cuadros que tuvieron una excelente crítica.

Ese mismo año, para las fiestas navideñas, lanzó un álbum góspel llamado Espíritu navideño, con temas compuestos por ella, el cual fue muy bien recibido y también participó en algunos programas de televisión.

En 1995 inició una gira por Estados Unidos y Brasil, haciendo bailar a miles de personas en sus shows. Por más que Donna a veces renegó de su encasillamiento con la música disco siguió siendo la reina de este género.

Junto a varios artistas participó de una canción por los 25 años de Disneyworld, grabó el tema del Jorobado de Notre Dame, el del film de Pokemon y Flashdance.  También hizo una versión bailable de un tema de ópera de Andrea Bocelli, Con te partiró.

Católica a ultranza, hizo shows a beneficio, entre ellos para niños con HIV.

Enfermó de cáncer de pulmón y con los años se fue agravando. Tal es así que el 17 de mayo pasado falleció en su casa de Florida.

Donna Summer, fue inspiración para canciones y cantantes mundialmente conocidos como Madonna y Beyoncé, y temas de su autoría fueron interpretados por Killie Minogue, Blondie y la voz del grupo Red Hot Chili Peppers.    

Nos ha dejado su biografía, “Ordinary Girl” que realizó junto a Marc Eliot, en donde habla de un intento de suicidio en la etapa de su vida donde tuvo más éxito.

Extraordinaria cantante, con su impresionante voz y estilo particular, mezcló diferentes géneros musicales, pasando por el disco, el soul, house, el rithim & blues,  y llegó muy lejos como artista. Obtuvo 5 premios Grammys, 1 Oscar, innumerables primeros puestos en las radios, 6 American Music Awards, disco del año en la lista dance Billboard, varios discos de platino y oro, certificación de Oro por ventas en Estados Unidos, estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y más de 100 millones de discos vendidos en todo el mundo.