06
Lun, Jul

Los niños y la pandemia

Typography

Actualmente se está viviendo una situación inédita en relación con el COVID-19, lo que conlleva a que la mayoría de las familias se enfrenten a un cambio drástico en su estilo de vida, teniendo que tomar una serie de precauciones y modificaciones en sus dinámicas rutinarias para evitar la transmisión del virus.



 No siempre las circunstancias traumáticas tienen un efecto negativo, por el contrario, puede justificar la existencia de los padres, puede permitir reparar heridas, puede ser una oportunidad para madurar, o una fuente de unión, integrándola con otros aspectos de la vida, tanto para la familia como para el equipo de salud.

En las condiciones más difíciles pueden estar las mejores oportunidades.

Ante estas circunstancias uno de los mayores desafíos lo tienen los padres con niños pequeños en casa. ¿Cómo se les explica lo que sucede?

La información que los padres pueden brindar a los niños dependerá en mayor medida de la edad y el grado de conocimiento que éstos tienen. Mientras más pequeño sea, más sencilla debe ser la explicación. De acuerdo con el Colegio Oficial de la Psicología de Madrid hay tres fases fundamentales que los padres pueden seguir: Informar, explicar y proteger.

En la fase de Informar lo primero es mantener la calma y manejar el estrés, para proporcionar un ambiente seguro y transmitir tranquilidad a los más pequeños. Preguntarles directamente lo que saben sobre el tema, y si tienen algún temor o preocupación para esclarecer la información que tengan y brindarles calma y seguridad, utilizando un lenguaje claro y sencillo ajustado a su edad y conocimientos, para ello se puede ofrecer apoyo visual (dibujos, gráficos) y ejemplos, siendo sinceros en cuanto se trata de algo peligroso, ya que se contagia con facilidad.

Explicar: Orientar sobre las estrategias de cuidado y prevención para disminuir los riesgos. Es importante no introducir la idea de muerte o tragedia que pueda generar ansiedad o miedos extremos, por el contrario, brindar un mensaje de tranquilidad, explicando que el objetivo de quedarnos en casa es para protegernos y cuidarnos de no contagiarnos de una gripe, con resfrío o fiebre, y que se puede aprovechar para hacer actividades para compartir con la familia en casa. No dar largas explicaciones sobre el asunto y ofrecer un espacio de escucha para cuando tenga dudas o inquietudes.

Proteger: en el caso de niños pequeños menores a 6 años se sugiere el uso de juegos o videos musicales explicando el modo de lavarse las manos mientras cantan una canción, y decirles que ésto deja indefenso al virus. Brindar instrucciones mediante carteles con imágenes o fichas de colores, que expliquen evitar el contacto directo con otros niños o personas por un tiempo, mostrar cómo no tocar superficies de objetos que provengan del exterior sin antes limpiarlos adecuadamente, evitar, en lo posible, tocarse la cara, estornudar con el codo flexionado o con pañuelos, cubriendo la boca y la nariz.

Considerar explicarles que si alguno de los padres regresa de la calle no se le puede saludar o abrazar de modo inmediato, esto último para establecer hábitos que pueda ir implementando poco a poco, y que las medidas no se introduzcan de modo abrupto o de forma de rechazo que pueda afectarlos emocionalmente. De igual modo se sugiere que cada vez que el niño pueda cumplir estas pautas, reforzarlos positivamente, con algún premio o juego, para que se vea estimulado por ello.

¿Los niños pueden llegar a manifestar alguna angustia por este contexto?

Los niños captan su entorno y organizan sus percepciones de forma significativa, otorgando sentido a lo que observan, por lo que, en este contexto global de Pandemia por el COVID-19, los niños aunque puedan estar distraídos jugando o haciendo tareas, pueden percibir la alteración y tensiones de los padres, que puede disparar  reacciones de ansiedad y temores en los niños, hacer aparecer fantasías de muertes y de enfermedad, trayendo como consecuencia dificultad para dormir, afectación en la alimentación y en su estado de ánimo, o desarrollando ataques de pánico, fobias excesivas, estrés o terrores nocturnos.

Es importante la capacidad de respuesta de los adultos, brindando seguridad emocional y  confianza en el vínculo, esto se correspondería con un estilo de apego seguro, lo cual le ayudará en el desarrollo de su personalidad y a afrontar mejor los miedos y la ansiedad ante esta situación actual.

Hay que facilitar los espacios de escucha, y diálogo, implementando juegos, dibujos u otras estrategias que permitan elaborar sus propios temores y conflictos.

Propuestas para crear rutinas:
-Mantener los horarios regulares y realizar un plan de actividades compartidas. Es importante sostener los hábitos de comida y sueño durante su jornada en el colegio, ya que eso permitiría la sensación de continuidad con respecto a la contingencia.
-Establecer desafíos de aprendizaje (lectura-escritura,matemáticas) y reforzar los logros alcanzados.
-Promover las actividades en familia (juegos de mesa, comer juntos, compartir experiencias e historias, ver películas, lectura de cuentos, hacer ejercicios aeróbicos, cocinar en familia, jardinería,etc.).
- Fomentar actividades artísticas como cantar, escuchar música y bailar. Escuchar distintos géneros musicales permite mover el estado de ánimo, se podrían realizar karaokes o concursos musicales.
- De acuerdo con sus posibilidades incluirlo en las tareas domésticas, de limpieza y orden. Esto se puede hacer a modo de juegos familiares, quien ordena más rápido, quien gane se lleva un premio,etc.

¿Y el momento de ocio online?

En la actualidad muchos niños desde muy temprana edad manejan las redes sociales y las nuevas modalidades virtuales. Debemos aprovechar las redes de forma estratégica, y flexibilizar los límites con la tecnología. Por lo que se sugiere el uso de dos horas diarias destinadas frente a la pantalla, ya sea para conversar con sus amigos, jugar, ver vídeos, etc. Una forma de maximizar los usos de las redes de comunicación podría ser hacer grupos de WhatsApp entre amigos de la escuela para que compartan sus actividades escolares y organicen juegos o conversaciones a través de las plataformas como video, zoom o Skype.

Es momento de cuidar el contenido de las noticias que se muestran por los medios, filtrar la información proporcionada, para no generarles angustia, para ello hay que restringir el uso de las pantallas sin supervisión.

Los momentos de soledad: El estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto (persona con que se establece el vínculo inicial). Esto también depende de la confianza y autonomía que el cuidador principal pueda desarrollar en y con los niños.

Para ello es importante buscar espacios en los que los niños trabajen de manera independiente, donde puedan jugar, dibujar y realizar sus actividades sin la presencia constante de los padres, siempre y cuando en estos espacios no se expongan a peligros o riesgos. Alternar entre la supervisión constante, y el desarrollo de su autonomía e independencia es la clave.

Herramientas en internet: El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia[UNICEF] publicó en marzo de este año, una guía explicativa e ilustrada que ayuda a los padres a orientar a los niños sobre el virus, modos de contagio y cómo protegernos. Se debe acudir a fuentes oficiales (OMS, Organismos del Estado, Ministeriosde Salud, etc.) y buscar información validada por expertos. Recurrir a cuentos ilustrados para dar a comprender lo que ocurre, es una herramienta literaria que permite elaborar situaciones conflictivasy traumáticas para niños.