23
Vie, Ago

Recuperando nuestra naturaleza

Typography

Vivimos en una cultura en la que el concepto de imagen fue modificándose en función de otros intereses, logrando que las conductas y las personas comiencen a definirse como lo que se va estableciendo. ¿Qué es lo lindo y lo feo? ¿Qué se usa y qué no? ¿Cómo debo caminar? ¿Cómo debe ser mi cuerpo? 

En este punto me detengo a revisar y reflexionar cómo nuestra sexualidad fue moldeándose e instaurando nuevas formas sociales e institucionales de cómo debe actuar la mujer en el ámbito de la vida.

Consumimos belleza, “teniendo que tener o que actuar de determinada manera”, para estar divinas y a gusto con una misma y con el entorno. En esta cuestión de aparentar, vamos impidiendo y limitando el flujo energético que nos priva de percibir el lenguaje de placeres y valores de nuestra femineidad. Pensamos previamente a sentir, por lo que la percepción corporal y la conexión se pierden. 

Vemos cotidianamente en publicidades cómo nos venden los productos para mujeres que no aceptamos nuestro cuerpo si no nos cierra un pantalón o para esos días que estamos hinchadas, hasta los vivimos con mal humor, renegando de que “nos vino”, en vez de alegrarnos de la señal que nos da nuestro cuerpo y aparato reproductivo, demostrando que está en perfecto estado de salud. 

La violencia interiorizada de la negación de nuestros cuerpos y de nuestras vidas, definen modelos de identidad a seguir, sumando, además, siglos de represión sexual y a todo lo ligado a nuestra pelvis, alejándonos a las mujeres de ciclos y emociones adecuadas a cada momento y a nuestro tránsito energético. 

Hace tiempo ha subido el porcentaje de mujeres con patologías en las zonas femeninas, con ciclos menstruales irregulares o dificultad para quedar embarazadas. Esta desconexión no permite que nuestro equilibrio femenino circule de la forma más vital, saludable y libre. 

También nos alejamos de sensaciones y emociones que acompañan a nuestros ciclos naturales y sagrados, quedando éstas contenidas en nuestro cuerpo, formando contracturas o corazas musculares que nos limitan a la entrega, expresión y registro, actuando en forma mecánica.

Cuando permitimos la expresión de las emociones que sentimos, puedo luego abrirme al amor, la pasión y la alegría con mucha más intensidad, ya que son las caras de una misma moneda. 

La vivencia de ejercicios bioenergéticos y expresivos, ayudan a desbloquear esa expresión reprimida, reconectándonos y recuperando la conciencia de nuestro cuerpo y sus necesidades. 

La conciencia y el cuerpo tienen que ir juntos, ya que percibimos a través del cuerpo, el flujo de la vida. 

"La vida es todo aquello que pasa mientras uno está ocupado haciendo otras cosas", decía John Lennon en su tema Beautiful Boy.

www.biocreatividad.com.ar