15
Vie, Nov

Manchas solares: el lado oscuro de la exposición al sol

Typography

Si bien la tendencia indica que hay mayor conciencia en torno a los peligros de una exposición solar inadecuada, aún muchas personas eligen tomar sol en exceso y pueden sufrir el efecto colateral menos deseado: manchas en la piel. ¿Cuáles son las pieles más propensas a sufrir el daño? ¿Hay productos que las empeoran?

 

 Es tiempo de pensar en las vacaciones y también en una exposición al sol más prolongada e intensa que la habitual. Preparamos el bolso, el traje de baño, los anteojos y el filtro y gel solar, pero una preocupación asoma ¿cómo quedará la piel después de estar al sol? ¿Quedarán manchas? ¿Cómo las puedo tratar?

“Los rayos UV activan la producción de pigmentos en la piel y también con el tiempo van dañando algunos sistemas en las células, lo cual genera a corto y largo plazo fotoenvejecimiento con manchas y daño en las fibras de colágeno y elastina, engrosamiento de la piel y, en el peor de los casos, tumores. Las pieles blancas con ojos claros, cabello rubio o pelirrojo son más propensas a mancharse, pero todos los tipos de piel tienen que cuidarse.” recomienda la Dra. Daniela Sánchez (MN 142323), Directora Médica de Bioesthetics

Las manchas son tratables con aparatología específica. Los tratamientos más recomendados para eliminar manchas y lograr un tono de piel homogéneo son las terapias lumínicas.

“Sorisa Photocare blanquea las manchas utilizando dos tecnologías: fototerapia y fotoporación. Por medio de distintas frecuencias de luz led iguala el tono, cierra los poros, limpia la piel, calma el acné y el enrojecimiento y además tiene un fuerte efecto anti-age. Se usa en combinación con máscaras gelificadas con principios activos específicos para cada paciente que hidratan en forma profunda la dermis. Se puede hacer todo el año, incluso en verano y con la piel bronceada. Luego contamos con Luz Pulsada Intensa, que actúa por medio de destellos de luz blanqueando las manchas más rebeldes, promueve la formación de colágeno, mejora la rosácea y algunos tipos de acné y da brillo a la piel. Se puede hacer en invierno y la piel no puede estar bronceada.” explica la Dra. Sánchez.

Hay que tener especial cuidado si se está realizando un tratamiento con antiácidos. En verano es recomendable suspenderlo ya que puede empeorar el cuadro. En el polo opuesto, hay algunos elementos que son aliados para tratar las manchas, como la vitamina C, un potente antioxidante y blanqueador. “Dependiendo de la piel de cada paciente y de la época del año también se pueden usar alfahidroxiácidos, ácido retinoico y blanqueadores más fuertes como la hidroquinona”, comenta la responsable médica de Bioesthetics.

Al maquillarse, tener en cuenta siempre antes colocarse protector y utilizar productos hipoalergénicos y oil-free. Con estas precauciones y utilizando protector solar siempre -inclusive cuando estamos a la sombra y en días nublados- se evitarán las manchas y la piel lucirá fresca y revitalizada.