29
Jue, Jul

Con sello de Mujer

Voy a ser mamá. ¿El fin de mi vida personal?

 Una dice embobada voy a tener un bebé. Y el problema radica no en lo que enuncia, sueltita de cuerpo, sino en lo que omite pensar para enunciar semejante cosa, con tanta liviandad.

Durante el embarazo te sentís mimada, sos la verdadera protagonista y te encanta!! Pero cuando el bebé llega, automáticamente toda la actividad femenina pasa a ser con exclusividad, materna. 

Leer más...

¡Amor, esta noche cocino yo!

 ¿Jamás escuchaste: “mi amor, dejá que esta noche, cocino yo”?  Si así fue, la primera vez, seguramente pensaste que estabas alucinando. Esos milagros suelen ocurrir.  

Leer más...

Confesiones femeninas, maternales y maratónicas acerca del baño

 Pocos lugares de la casa son tan multifuncionales como el baño, y provocan reacciones encontradas y de toda índole en los diferentes integrantes del hogar.

Los hombres que son inminentemente prácticos resuelven sus necesidades a medida que aparecen. No lo dilatan, suspenden todo aquello que estén haciendo y proceden. En cambio las mujeres postergamos nuestras necesidades fisiológicas básicas hasta el último, de los últimos momentos.

Leer más...

¡¡¡No toca botón!!!

 Mientras estaba embarazada, como toda futura parturienta, tuve que escuchar todas las recomendaciones, aseveraciones, afirmaciones, de todas las eruditas que habían parido antes que yo. Entre los primeros aciertos se contaba la advertencia de que si la mujercita había sido un pan de Dios de beba, el más chico iba a ser todo lo contrario. Y fue así, porque si bien no es la personificación del maligno, es tan travieso como mi pobre angelito I, II y III.

Leer más...

Niños de ayer, de hoy y de siempre

En un certero ataque a la nostalgia, una amiga envió a mi casilla de correos un mail describiendo juguetes, objetos y cosas que se usaban antes, con la intención de que no nos olvidáramos de ellos y además para que pudiéramos mostrarles a nuestros hijos, otra infancia que no es la de ellos, pero que existió y sobrevivió sin la tecnología ni la inmediatez que ofrece todo el mercadeo de la modernidad.

Leer más...

Más artículos...