24
Mié, Jul

Cuidar la salud en las vacaciones de invierno

Typography

Todos los distritos del país se encuentran en las puertas de las vacaciones de invierno. Es por eso que la Dra. Paola Caro -directora Médica de vittal- y la Dra. Cecilia Avancini -pediatra de la empresa de urgencias y emergencias- dan algunos consejos para mantener las rutinas saludables.

 


 Entre las medidas de cuidado 
y prevención de patologías respiratorias, entre las que se incluyen la gripe, catarro, faringitis, bronquiolitis, neumonía y otras infecciones, la Dra. Caro enfatiza "se debe mantener el lavado de manos frecuente o utilizar alcohol al 70% en solución acuosa; también limpiar las superficies asiduamente y ventilar los ambientes a pesar de las bajas temperaturas”. Y recuerda que “toser o estornudar en el pliegue del codo evita contagiar a otros”. 


Con respecto a los niños, la Dra. Avancini detalla que 
mantener la lactancia materna, continuar con los controles pediátricos y estar al día con el plan de vacunación sintetizan las medidas más importantes para cuidar la salud de los más chicos”.


Asimismo, recomienda que si se presentan síntomas 
como fiebre, mocos o dificultad para respirar o si los niños se encuentran decaídos y rechazan el alimento, se debe concurrir a la consulta médica. “Si respiran aceleradamente, con ronquidos o silbidos se debe consultar de forma urgente”, añade la médica pediatra de vittal.

 

Tanto para grandes como para chicos, es importante mantener la alimentación saludable, pese a que en vacaciones los horarios y las rutinas diarias suelen modificarse. En este marco, recomiendan respetar las cuatro comidas diarias, con especial énfasis en el desayuno y el almuerzo.


En tanto, como se sabe, la gripe y el resfrío son afecciones habituales que se presentan fundamentalmente durante el otoño y el invierno. Muchas personas tienden a confundir los síntomas de ambas y, consecuentemente, recurren a tratamientos inadecuados que no hacen más que complicar su estado de salud. Por ello, es importante conocer algunas nociones generales para estar alertas ante la aparición de los primeros síntomas.

 

La gripe es una enfermedad respiratoria contagiosa, causada por los virus de la influenza. Sus síntomas son fiebre alta (38º o más), dolor de cabeza, decaimiento, tos, dolor de garganta, congestión nasal, dolor muscular y malestar generalizado. También pueden aparecer síntomas digestivos como náuseas, vómitos y diarrea, pero estos son más comunes en los niños que en los adultos”, apunta la Dra. Caro. Y añade que la enfermedad tiene un período de incubación corta (de 2 a 5 días) y es altamente contagiosa desde un día antes de aparecer y hasta 7 días después.

Para prevenir la gripe es recomendable aplicarse la vacuna antigripal en otoño, antes de los primeros días fríos. Se encuentra prioritariamente indicada para grupos de riesgo tales como adultos mayores de 65 años, personas con enfermedades crónicas (diabéticos, cardíacos y pulmonares) y con alteraciones de la inmunidad, niños o adolescentes con factores de riesgo y trabajadores de la salud asistencial (médicos, enfermeros y aquellos que tienen contacto con pacientes de alto riesgo). De todas maneras, puede aplicarse desde los 6 meses de vida, sin límite máximo de edad.