25
Mar, Jun

Melanoma en la Argentina: riesgos y reglas clave para cuidarnos

Typography

En el Día Mundial del Melanoma explicamos que es la variedad menos frecuente del cáncer de piel, pero a la vez puede resultar la más grave y tiene mayores probabilidades de propagarse por el cuerpo. La incidencia de este tipo de tumores está en aumento en los últimos años en todo el mundo, lo que encendió las alertas de oncólogos y dermatólogos. Como contrapartida, la ventaja es que si se lo detecta a tiempo y se aplica el tratamiento adecuado, es posible curarlo.

 

 

 "Se trata de una neoplasia que surge de los melanocitos, que son las células que producen el pigmento. Principalmente afecta la piel, aunque puede originarse de las mucosas y ojos. Su incidencia está en aumento a nivel mundial", advierte la oncóloga Yanina Pflüger (MN 120531), jefa del Servicio de Melanoma y Sarcoma del Instituto Alexander Fleming (IAF).

 

La experta detalla que las personas con mayor riesgo son quienes tienen el fototipo 1 (piel blanca y ojos claros), mientras que también lo eleva la radiación ultravioleta, por la excesiva exposición solar o el uso de camas solaresOtros factores predisponentes son los múltiples lunares, las quemaduras solares en décadas pasadas y la inmunosupresión.

 

El melanoma da señales de alerta por las que es posible abordarlo a tiempo para acceder a un tratamiento con mejores perspectivas de éxito. "Como pacientes debemos estar atentos al realizar el autoexamen a cualquier lesión que cambie de forma, color, tamaño o comience a generar cualquier síntoma como picazón, ardor o pinchazos. Existe una regla que es del ABCDE, para recordar todo lo que nos debe llamar la atención acerca de un lunar. A: asimetría, B: bordes irregulares, C: color irregular, D: diámetro mayor a 6 mm, pero para mí el principal debe ser el E: Evolución", plantea la doctora Marcela Moreno (MN 106.685), jefa del Servicio de Dermatología Oncológica del IAF.

 

Los autoexamenes de la piel por parte del paciente deberían ser mensuales. La dermatóloga enfatiza en el concepto que cualquier lesión que evolucione (es decir, en la que se note un cambio), nos debe llamar la atención. "Si se duda, se consulta. Y también es importante tener presente que no todas las lesiones que presenta alguna de estas características significa que sean o serán malignas", acota.

 

Su colega Carolina Spinelli (MN 117.118), médica Dermatóloga de la Unidad de Oncología Cutánea del IAF, suma otros tres pasos a la regla nemotécnica"En los últimos años también agregamos las letras EFG para destacar que ante una lesión E (elevada), F (firme), y G que está en crecimiento (por Grow en inglés) en el último mes, debería concurrir para descartar un Melanoma Nodular, que es un tipo que crece rápidamente en forma invasiva", explica.

  

A la hora de hablar de prevención, los expertos coinciden en que la fotoprotección es la medida sobre la que más se debe trabajar. "Principalmente a edades tempranas, ya que son fundamentales los cuidados en personas menores a 20 años. El primer paso es evitar exponerse durante los horarios del mediodía, sobre todo en las épocas del año de mayor temperatura que es la que mayor índice de RUV solar tenemos. En caso de hacerlo, no olvidar el uso de protectores solares altos (factor 50 o más), renovándolo cada dos horas. Pero es muy importante recalcar la protección física, a través del uso de ropa adecuada, sombrero y anteojos de sol", detalla la doctora Moreno. Otra indicación clave es evitar el uso de camas solares, cuya exposición está directamente relacionada con el melanoma por la radiación ultravioleta que emiten.

 

Como pauta general se recomienda hacer una vez por año el control dermatológico clínico y dermatoscópico, pero quien determina la periodicidad es el dermatólogo. "Esto va a depender del tipo de piel del paciente, cantidad y tipo de lunares que presenta, actividades que desarrolla o desarrolló, antecedente de quemaduras solares durante edades tempranas, si tiene antecedente personal o familiar de cáncer de piel y de qué tipo", aclara la experta del IAF.

 

La doctora Spinelli remarca que el control debe ser de toda la piel con un dermatoscopio de mano. Si el paciente tiene antecedentes de melanoma o más de más de 100 nevos (como se conoce a las lesiones nuevas) o síndrome del nevo atípico, se le indicará la dermatoscopía digital corporal total, conocida entre los pacientes como el mapeo de los lunares

 

Los pacientes que han tenido melanoma cutáneo tienen mayor riesgo de desarrollar uno nuevo, advierte la doctora Yanina Pflüger. "Además tienen mayor riesgo de presentar carcinomas de piel no melanoma, ya que su factor de riesgo de fototipo de piel y fotodaño solar es compartido", agrega.

 

En el caso de los niños, es el pediatra quien realiza el control. Ante determinadas circunstancias, como la presencia de nevo melanocítico congénito gigante o síndrome de nevo atípico, lo derivará al especialista para una evaluación más específica.

 

Cómo es el tratamiento del melanoma

 

"El tratamiento dependerá de la instancia en que se diagnostica el melanoma. Las lesiones localizadas deberán ser inicialmente operadas para su resección completa. Y en muchos casos se deberá estudiar quirúrgicamente el área ganglionar regional. Si la resección ha sido completa, posteriormente se evaluará la necesidad de agregar tratamiento sistémico posterior por un año", explica la doctora Pflüger y agrega que cuando la detección se da en instancias avanzadas, se indica el tratamiento sistémico con terapia dirigida o inmunoterapia.

 

Dentro de estos nuevos tratamientos, la jefa del servicio de Melanoma y Sarcoma del IAF destaca que en las últimas décadas hubo un aumento en las aprobaciones de nuevas terapias en melanoma que ya están ampliamente difundidas y en uso para los pacientes. "Hay nuevas moléculas en desarrollo que en general se están probando en ensayos clínicos y muchas de ellas se utilizan en combinación. De este modo se intenta tener no solo nuevas opciones sino también mejorar la eficacia de las terapias actuales", agrega.