13
Sáb, Jul

Precauciones en niños y bebés ante los días de calor intenso

Typography

El verano es una buena época para disfrutar del aire libre con los niños. Pero es importante tomar recaudos para cuidarlos de la exposición al sol y al calor para que estos factores no se conviertan en un riesgo para su salud.

 

 

 Es por eso que la Dra. Cecilia Avancini (MN 102751), médica pediatra de vittal, señala que los golpes de calor en los niños son más frecuentes en los menores de 5 años. “Los bebés son muy sensibles a altas temperaturas ya que pueden provocar pérdidas extras de líquidos y deshidratación. Para una buena hidratación, en los bebés con pecho exclusivo, se debe incrementar la frecuencia transitoriamente de las tomas y las mamás deben estar bien hidratadas”, detalla la Dra. Avancini.

 

Además, realza que los lactantes que ya incorporaron semisólidos y biberones deben recibir leches con más frecuencia y se les debe ofrecer líquidos, especialmente agua o jugos naturales colados, después de la ingesta de los semisólidos.

 

Es recomendable que los niños menores a 6 meses no vayan a la playa. “Si de igual manera se decide visitar alguna playa hay que evitar exponerlos al sol entre las 10 y las 16 horas y protegerlos bajo la sombrilla”, recomienda la Dra. Avancini. Luego, agrega que los niños pueden bañarse en el mar o en las piscinas si la temperatura es adecuada y el agua está templada. “Es aconsejable ingresar a los niños lentamente al agua, creando una especie de juego, mojando primero las manos, los pies y la nuca”, afirma.

 

Salvo los bebés de pocas semanas, que aún no regulan bien la temperatura corporal, los lactantes y niños sienten el mismo calor que los adultos, por eso debemos evitar el sobre abrigo que los puede agobiar, aumentando la sudación y que la piel sufra irritaciones.

 

En este sentido, explica que la dermatitis afecta a un 10% de los bebés en épocas de calor. “También debemos prevenir la dermatitis del pañal, que se produce por el contacto con las heces, la orina y la presencia de una elevada temperatura y humedad, por eso dejémosle siempre que podamos con la colita al aire. Si la zona se infecta debemos acudir al pediatra para su tratamiento”, remarca.

 

Con respecto al uso de ventiladores, la Dra. Avancini recomienda utilizar preferentemente ventiladores de techo o aire acondicionado con temperatura de 24 grados. En cualquier caso, nunca se debe exponer a los niños al aire de forma directa ni someterlo a cambios bruscos de temperatura, ya que los bebés son muy susceptibles a las variaciones térmicas.

 

Finalmente, aconseja evitar las mochilas portabebé porque el pequeño viaja demasiado pegado al cuerpo de sus padres y el bebé lleva su tronco completamente cubierto por la tela de la mochila, que también aumenta la sensación de calor. Para el transporte, es mejor elegir en lo posible el cochecito y desplegar el toldo o la sombrilla de la sillita para evitar la exposición de los rayos del sol en su piel.