20
Sáb, Jul

Pre-EPOC, una nueva estrategia de diagnóstico temprano

Typography

 El tabaquismo es una epidemia global y la primera causa de muerte evitable en el mundo. Una de sus principales consecuencias es la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), la cual constituye una de las enfermedades respiratorias más prevalentes en el mundo. La dificultad a nivel global en cuanto al correcto diagnóstico y la falta de programas de screening llevan a un importante subdiagnóstico en todas las poblaciones estudiadas.

 

La causa principal de EPOC es la inhalación de humo del tabaco y, en menor medida, puede estar relacionada a otros factores de exposición ambiental como el humo de leña, exposición a tóxicos inhalatorios laborales y a enfermedades respiratorias adquiridas durante el desarrollo o factores genéticos.

Si bien la EPOC aún no tiene cura sí tiene tratamiento, por lo que todas las medidas posibles de prevención adquieren una gran importancia. La detección temprana de la enfermedad ante los primeros síntomas facilita su manejo, evitando la progresión a etapas avanzadas en las que la calidad de vida del paciente se ve especialmente limitada. De la misma manera, detectar a personas en riesgo de desarrollar la enfermedad constituye una medida aún más efectiva, ya que la EPOC una vez presente tiene un curso progresivo a lo largo del tiempo.

¿A qué se denomina pre-EPOC?

Primero debemos mencionar que la EPOC se diagnostica mediante la realización de una espirometría, un estudio indoloro, sencillo y no invasivo. Esta práctica es fundamental para la evaluación de cualquier enfermedad respiratoria,  aportando información sobre el funcionamiento del sistema respiratorio, y siendo categórica para el diagnóstico de EPOC. Para tal fin se recomienda realizarla a personas a partir de los 40 años que fumen actualmente o hayan fumado en algún momento de su vida.
 
El objetivo de definir la entidad de "pre-EPOC" es el de detectar pacientes que se encuentran en riesgo de desarrollarla antes de que ello suceda para poder aplicar las medidas preventivas adecuadas en esta población. Este grupo de pacientes se define entonces por la presencia de una o ambas de las siguientes características:

-lesiones pulmonares relacionada a EPOC (enfisema)

-alteraciones en la espirometría SIN obstrucción no reversible

De la misma manera, la presencia de síntomas respiratorios leves (principalmente tos con o sin expectoración, o falta de aire ante esfuerzos) en una persona con factores de riesgo para padecer EPOC (fumador activo o ex fumador, antecedentes familiares de EPOC, exposición a humos durante largos períodos) amerita la realización de estudios complementarios para detectar tanto la presencia de la enfermedad como de cualquier otra anormalidad que justifique una conducta, ya sea preventiva o terapéutica.

No fumar o dejar de hacerlo lo más temprano posible, evitar la exposición a humos principalmente en la infancia o durante períodos prolongados de la vida, evitar la contaminación del aire y contar con un esquema de vacunación completo en la infancia son las medidas generales más importantes que podemos tomar a nivel poblacional para evitar el desarrollo de EPOC, más allá del riesgo individual.

El día 15 de noviembre de 2023 se conmemora el Día Mundial de la EPOC. Esta fecha anual se destina a difundir información y medidas de prevención y detección de la enfermedad a nivel mundial. Cada año se propone un lema que guíe las acciones que se lleven a cabo. Este año, dicho lema es "Respirar es vida – Actúa más temprano", fomentando la prevención de la enfermedad y su detección temprana.