25
Mar, Jun

Causas del acné y la importancia de acudir al dermatólogo

Typography

 El acné es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel que involucra las unidades pilosebáceas (folículo piloso y glándulas sebáceas), causada por obstrucción de los poros de la piel, con la consecuente formación de granos y de abscesos inflamados e infectados (acumulaciones de pus). Las causas de su aparición son múltiples, aunque dentro de las principales, se encuentran las alteraciones hormonales y la predisposición genética.

 

Si bien la inflamación de la piel puede aparecer a cualquier edad, el acné más visible puede ocurrir en la adolescencia por ser la etapa con mayor revolución hormonal de la vida. También existe el acné en el adulto, que puede aparecer en personas que han sufrido acné en su adolescencia o, incluso, nunca haber tenido ni un grano. A su vez, existe el acné del embarazo y el más infrecuente, es el acné que se produce en la segunda infancia.

Lo ideal para evitar la aparición del acné es una buena higiene de piel. El hábito de lavarse la cara dos veces por día balancea el pH y barre la suciedad propia de la piel y la acumulada durante el día o la noche, evitando la infección de los granos o la aparición de granos y puntos negros. También es importante retirar el maquillaje, ya que éste actúa como capa extra con productos y excipientes que no son naturales.

Por otro lado, se debe usar protector solar facial factor +50 ya que cualquier proceso inflamatorio que se expone al sol, puede dejar manchas y cicatrices difíciles de sacar.

La piel es el órgano más grande del cuerpo y el que más se expone al exterior, es muy importante nutrir la piel, limpiarla y cuidarla.

Toda alimentación saludable, libre de procesados y grasas en exceso, junto con una buena hidratación, siempre van a ayudar a la circulación de la sangre y a que se vea más nutrida y brillante.

Otro de los factores más importantes es no realizar ningún tratamiento antiacneico sin ser indicado y controlado por un profesional, porque muchas veces se compran productos que son caros y no sirven para las características de cada acné.

En este sentido, la consulta con el dermatólogo debería ser desde la edad pediátrica para proveer la educación de higiene, los hábitos saludables y la prevención de manchas, granos y para controlar los lunares y manchas que están desde el nacimiento. Muchas manchas crecen con el paciente y es importante darles tranquilidad y los cuidados que necesita.