25
Mar, Jun

Exposoma: causas del envejecimiento de la piel

Typography

 El término exposoma fue utilizado por el epidemiólogo Christopher Wild en 2005 para referirse a todos los factores externos a los que estamos expuestos durante toda la vida. Son varios las causas del envejecimiento cutáneo:

 

EL SOL

Es sabido que el sol afecta a la piel y la daña, favoreciendo el cáncer de piel y el envejecimiento de la misma. Todos los componentes de la radiación solar influyen en mayor o menor medida en el envejecimiento. Dosis pequeñas de sol que no provocan reacciones visibles en nuestra piel en un primer momento, van generando cambios moleculares que poco a poco desembocan en manchas y arrugas.

La contaminación

Está demostrado que hay una relación entre la exposición a NO2 y aparición de manchas en mujeres mayores de 50 años. Por otro lado, sabemos que el ozono reduce los antioxidantes de la piel haciéndolo más susceptible al envejecimiento y es capaz de acelerar la aparición de arrugas.

Tabaco

Cada inhalación de un cigarrillo contiene más de 3800 sustancias potencialmente dañinas, con lo que no es de extrañar que, además de a los pulmones, afecte también a la piel. A partir de este hábito aparecen arrugas alrededor de la boca y un tono de piel más grisáceo en personas fumadoras.

Nutrición

La desnutrición causa numerosos síntomas en la piel como queilitis, dermatitis variadas o pérdida de pelo. Está claro que lo que comemos tiene, en mayor o menor medida, cierta repercusión en la piel. Se sabe que una dieta rica en antioxidantes es protectora frente al envejecimiento. No está demostrado que los complementos de vitaminas y antioxidantes sean efectivos; una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras puede aportar abundantes antioxidantes de la forma más natural. La ingesta de azúcar puede influir en la aparición de arrugas por medio de un proceso llamado glaciación de proteínas.

Estrés y falta de sueño

El estrés puede afectar a la integridad de la piel, pero no hay clara evidencia que favorezca el envejecimiento. La falta de sueño tiene efectos perjudiciales en varios órganos, aumentando el riesgo de hipertensión, diabetes, obesidad y depresión, entre otros.  Se sabe que el mal descanso puede influir en un aspecto menos saludable y atractivo, con la aparición de las temidas ojeras, ojos hinchados y mayor palidez.

Estos factores, algunos ya conocidos de hace tiempo y otros aún bajo la lupa pueden acelerar el envejecimiento de la piel. La mejor prevención es hacer una vida sana, comer abundantes frutas y verduras, descansar bien, hidratarse y utilizar siempre la fotoprotección. Los efectos de la contaminación pueden reducirse, limpiando la piel con productos suaves cada noche, aunque ésto no está demostrado científicamente. Por supuesto, no olvidar nunca la consulta médica.