09
Mar, Ago

25 de abril día Mundial contra el maltrato infantil - ¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

Typography

El maltrato infantil es una problemática actual pero lleva años dentro de los hogares, requiere de suma atención para el bienestar de toda la sociedad, en especial para los más pequeños. Las instituciones trabajan de manera progresiva para el desarrollo de acciones públicas y conjuntamente con el compromiso de profesionales de la salud con el fin de pautar estrategias integrales para dar respuestas a estas violencias instaladas y arraigadas especialmente en América Latina.



 En algunas ocasiones es considerado como normalidad dentro de la esfera de lo público presenciar actos y/o expresiones violentas, que pasan desapercibidas repercutiendo de manera directa dentro del ámbito de lo privado, es sumamente inquietante para quienes trabajamos en un espacio de ayuda y contención a víctimas de violencia infantil, que los índices de maltrato a personas indefensas, como es en el caso de los menores de edad, siga aumentando.

Los vínculos construidos desde el momento del nacimiento son los que perduran hasta la adultez, es por ello que la manera en la cual eduquemos afectará a los pequeños en cada momento. Es así como la crianza se ha convertido, en muchos de los casos, en un desafío para los padres ya que el cuidado y el desarrollo integral de los niños debería ser su máxima responsabilidad.

El Counseling acompaña a los adultos en el proceso de educación a los hijos para conseguir un adecuado desarrollo integral para el niño y, en acompañamiento, se le aporta al adulto responsable, herramientas adecuadas para la prevención de actos violentos y de abuso psicológico durante la crianza para la construcción de un vinculo sano sin violencias.

Es importante recordar que traer un bebé al mundo es un acto de responsabilidad, y, como tal, es indispensable recibirlo en un ambiente de aceptación y afecto respetuoso.

Acompañar a los padres desde el Counseling, es fundamental para que ellos entiendan que sus preocupaciones cotidianas y/o problemas laborales, no deben afectar a la relación con sus hijos ni les haga perder el camino del vínculo afectivo.

Cuando el adulto pierde la senda y se ve atrapado por la elección de un acto violento, es necesario una asistencia y acompañamiento terapéutico adecuado para la concientización sobre las causas que generan sus actos sobre la integridad y el aprendizaje del niño. Es indudable la necesidad de ayudar a las víctimas y a las parejas que lo padecen, garantizando seguridad del acompañamiento psicológico en todo momento.

La violencia física y psicológica produce en los niños altos grados de afecciones que se ven reflejados en sus actos diarios, falta de confianza, desinterés en acciones que le generaban placer, abstracción, pérdida del apetito, de la expresión oral y escrita y de la memoria a corto plazo. Así mismo, la violencia queda fijada en la memoria más reciente, y cualquier situación perturbadora puede ser motivo de angustia y retraimiento, aumentando sus niveles de estrés frente a los estados de alerta constante, afectando el desarrollo cognitivo y emocional de la víctima.

En la actualidad es inminente trabajar para estimular los buenos hábitos comunicacionales con todos los vínculos familiares, construyendo juntos el entendimiento a través de una comunicación asertiva, donde los adultos puedan controlar aquellos impulsos más prehistóricos, donde las emociones violentas en vez de ser reprimidas sean entendidas como actos que no son adecuados para la construcción de una sociedad civilizada, a la cual consideramos estar inmersos.

La Organización Mundial de la Salud ha señalado la importancia de la implementación de políticas preventivas que incorporen el sector de la sanidad. La Sociedad Internacional para la Prevención del Maltrato y el Abandono de los Niños (ISPCAN) integra una excepcional coalición mundial de profesionales de todas las disciplinas y la Consultoría Psicológica es parte de ellas.