24
Dom, Oct

Mito o realidad: ¿son necesarias más calorías en invierno?

Typography

Empieza el clima invernal y los alimentos fríos, como frutas, ensaladas y agua son más difíciles de consumir. Surgen más ganas de comer preparaciones calientes y más calóricas, como sopas, guisos, chocolates o tortas, por citar algunos ejemplos. La duda que se presenta es si es realmente un hecho que el cuerpo necesita de más calorías en invierno.

 

 "En realidad, el requerimiento calórico de cada persona no depende de la temperatura del año sino del tipo de actividad, tanto laboral como física, que haga. La creencia de que necesitamos más calorías por el solo hecho de que hace frío podría venir de épocas muy antiguas en las que la temperatura corporal se mantenía a expensas de los alimentos porque no existían las formas de obtener calor que tenemos hoy mediante abrigos térmicos o artefactos de calefacción. Esto, de alguna manera quedó impreso en nuestra memoria genética y, por lo tanto, tendemos a repetir ese comportamiento. Pero al incorporar alimentos más calóricos a nuestra dieta y disminuir el tipo de actividad, que es algo común en la época invernal, estamos haciendo un balance calórico positivo que va a repercutir en más peso", explica la Lic. Florencia Sauter, nutricionista de INEBA.

Como se repite siempre, lo ideal es mantener hábitos saludables durante todo el año. Como en invierno es normal que cueste más tomar líquido, una buena opción para compensarlo es con infusiones claras como té negro, de hierbas, mate cocido o mate, sin dejar de consumir al menos entre 4 y 6 vasos de agua al día. Además, es importante mantener  la actividad física por unos 150 minutos por semana. En caso que la bajas temperaturas dificulten el ejercicio al aire libre se puede hacer  de manera virtual desde casa. Lo importante es tratar de estar en movimiento y, si es todos los días, es aún mejor.  

"Debemos seguir incorporando en nuestra dieta vegetales y frutas por el alto aporte de vitaminas, minerales y fibras que nos brindan. En principio podemos recurrir a los vegetales y frutas de esta estación tales como acelga, brócoli, espinaca, batata, papa, ajo, cebolla, puerro, repollo, zapallo, mandarina, naranja, pomelo, limón, manzana, pera o kiwi", recomienda Sauter.

Respecto a las preparaciones se pueden idear platos más invernales con vegetales rellenos, guisados, grillados, al horno, en forma de budines o como croquetas. Y en lo que respecta a las frutas, las mismas se pueden consumir asadas, en compotas o purés como rellenos de preparaciones dulces del estilo de panqueques o budines.

"En invierno se puede comer rico y variado sin necesidad de incrementar tanto el aporte calórico de nuestras comidas.  Sí es verdad que hay que dedicar más tiempo a la elaboración porque no son tan prácticas o sencillas, pero invertir tiempo en idear y preparar lo que vamos a comer es una buena inversión, sin dudas", concluye la nutricionista.