19
Sáb, Jun

Amor verdadero

Typography

Somos seres sociales, desde que nacemos necesitamos de los otros, precisamos vincularnos y ser amados, esta necesidad nos acompañará durante toda la vida. Amar y ser amado es el sentimiento más profundo y gratificante del ser humano.

 

 

 La palabra "Novio", viene del latín novius” de novus” que quiere decir nuevo. El enamoramiento es un punto de partida, en el que comenzamos a interactuar con alguien Nuevo. En ese primer momento sólo nos atrae alguna cualidad exterior, como por ejemplo su belleza, su tono de voz o cualquier atributo que se ve a simple vista, pero en realidad todavía no sabemos nada de esa persona.

 

En el enamoramiento hay una intensa atracción, una magnificación de las cualidades positivas del otro y una falta casi total de crítica hacia la persona amada, estamos realmente ciegos a las fallas. El encantamiento inicial no es más que una ilusión que se debe a la fuerte idealización que se da en esta etapa del proceso. Son tiempos muy agradables, nuestro mundo se hace emocionante, la vida parece perfecta, estamos pendientes de la otra persona y esperamos con ansiedad su llamado o que se produzca el próximo encuentro, tenemos necesidad de mirarlo, hablarle y tocarlo. Este período tan intenso es de tiempo limitado y en el curso normal y si todo va bien, debería dar lugar a un vínculo más robusto y estable.

 

El amor, es el comienzo de algo mucho más profundo, una vez pasado el enamoramiento, empezamos a conocer todos los aspectos del otro, tanto los positivos como los negativos, aceptando lo que no nos gusta y valorando los atributos que nos agradan y que admiramos.

 

Con el amor verdadero, comienza la aceptación total del otro, con sus aciertos y sus éxitos, pero también con sus fallas y fracasos. Pasa lo superficial netamente pasional y se produce un vínculo más maduro, y de mayor duración en el tiempo. Esta etapa también es muy agradable y aunque no tiene la intensidad de los primeros momentos, se caracteriza por la aparición de una verdadera conexión y de lazos más importantes, que nos brindan alegría y seguridad.

 

Con un gran amor nuestra vida se expande y logramos felicidad plena. Cuando hay amor profundo hay poder transformador, ambos en la pareja, tienen la capacidad de sacar lo mejor del otro, pueden potenciarlo para que se desarrolle, para que crezca emocionalmente y para que sea una mejor persona.

 

Si lograste pasar esta etapa y estás viviendo un vínculo importante, no permitas que el paso del tiempo desgaste la relación. Cuando las parejas pelean con frecuencia, su calidad de vida se ve desmejorada. Es evidente que necesitan hacer algo, pero muchas veces no saben qué, y a pesar de los intentos de mejorar las cosas fracasan una y otra vez y las discusiones se prolongan tanto que quitan toda la energía y la posibilidad de disfrutar la vida. Cuando la contienda empieza puede escalar rápidamente y llegar a altos niveles en los que se termina perdiendo de vista hasta porqué se discute. La agresividad de lo que se dice también aumenta y a veces se expresan cosas de las que después uno se arrepiente, pero lamentablemente es tarde, las palabras hirientes ya han llegado y aunque el deseo de volver atrás te inunde, el daño está hecho.

 

Las parejas discuten por muchos y variados motivos, la lista puede ser francamente larga, poder, dinero, educación de los chicos, celos, intentos de cambiar al otro, impuntualidad, orden, limpieza en el hogar, etc. Mas allá del asunto que justifique la disputa, debemos tener en cuenta que, en general, cuando una pelea escala y las reacciones de las partes son exageradas, el problema no está en el tema explícito de la discusión, es decir en lo que se dice verbalmente, sino en situaciones latentes, que subyacen a lo consciente. Los fenómenos inconscientes siempre están presentes e influyen fuertemente sin que nos demos cuenta de ello. Detectar cuál es el verdadero trasfondo es clave para resolver el conflicto y lograr armonía.

 

Algunos ideas que te pueden ayudar:

-Para solucionar problemas de pareja, primero es necesario resolver los propios.

-No te enfoques en los conflictos, centrate en el amor que te llevó hasta aquí.

-No trates de imponer tus ideas, antes que tener razón, elegí ser feliz. En las discusiones de pareja, nunca hay ganadores. Las peleas no son más que un laberinto que conducen a la nada.

-Cuando empieza una discusión, intentá no enojarte, acordate que de las palabras hirientes no se vuelve fácilmente atrás. La violencia verbal aleja el amor y deja la felicidad en el olvido.

-Aprendé a pedir perdón cuando es necesario, no lo veas como una debilidad, en realidad es una fortaleza, hacelo rápido.

-Si querés promover un cambio en tu pareja no alcanza con pedirlo, involucrate y ayudalo para que lo logre, ponete en su lugar y entendé lo que le pasa en función de lo que él siente. Involucrarse en el cambio del otro tiene un doble beneficio, primero te ayuda a vos misma a desarrollar tu capacidad de empatía y, además, aumenta las posibilidades de que tu pareja tenga éxito, ya que al sentirse entendido, comprendido y, en definitive, amado, se facilita su propio proceso de cambio.

-Amar no es encadenar, ayuda a tu pareja a ser libre y a que desarrolle todo su potencial, involucrate en esa tarea, les va a sumar a los dos.

Para más información o consultas con el Lic. Santiago Bonomi, ingresá en: www.santiagobonomi.com