29
Jue, Jul

Quiero una pareja sin compromiso, ¿es posible?

Typography

En tiempos de amores líquidos, muchas personas aseguran estar buscando un compañero sentimental. Y luego, a la hora de dar un paso para afianzar esa relación incipiente, se escabullen, sembrando confusión a su alrededor. ¿Es posible formar una pareja sin tomar compromisos? Lo es, claro, pero durará un suspiro o generará mucho dolor.

 

Si sos de las que dicen a viva voz que sueñan con enamorarse pero, en el día a día se encargan de dar por tierra con ese decreto, este artículo es para vos.

Una pareja se construye gradualmente. Si tu idea de estar de a dos es no establecer lazos profundos, sino más bien pasar el tiempo, es importante que te sinceres con vos misma y con quienes te relaciones. Quien avisa, no traiciona. Cuando dos adultos se vinculan, tienen la posibilidad de quedarse o irse de una relación, si les genera malestar o no los hace crecer.

-Tené claridad en lo que deseás: cantidad de hombres y mujeres de todas las edades se conectan sentimentalmente sin saber qué es lo que desean. Esto suele generar confusiones y falta de entrega en el intercambio. Es signo de madurez reflexionar sobre qué queremos para nuestras vidas y actuar en consecuencia.

Somos libres de elegir lo que entendemos que será mejor para nosotras. Si tenemos el foco en lo profesional y no queremos destinar tiempo al amor, por ejemplo, hemos de ser claras en una relación incipiente para evitar generar falsas expectativas. Estar sin pareja es una decisión tan aceptable como estar de a dos.

-No prometas cosas que sabés que no podrás cumplir: existen enamoradores y enamoradoras seriales, que van por la vida invitando a otros a su intimidad apenas dicen "buenos días". Cuando logran establecer ese vínculo cercano, se sienten asfixiados y se encargan de expulsar a quien, a estas alturas, ya sienten como un intruso. Jugá limpio. ¿Confiarías en alguien que promete bajarte la luna en la primera cita? Si tu respuesta es no, sé confiable.

-Ejercitá tu tolerancia: ser tolerante no significa soportar cualquier situación sino entender, respetar y apreciar a los otros en sus particularidades. Si lo que te está alejando de tener una relación íntima es tu rigidez, atrevete a enfrentar las características personales de ese otro que ha logrado conmoverte.

-Animate a salir de tu zona de confort: puede que tu particular forma de evadir el compromiso tenga que ver con tu imposibilidad o temor de salir de tu seguro mundo. Quedandote en tu comodidad no necesitás arriesgarte al desafío de conocer a otros de manera íntima, con sus diferencias y desafíos.

-Trabajá tus miedos: puede que tu historia personal o sentimental haya sido difícil. No dejés que el pasado interfiera de modo tal de arruinarte las posibilidades de tener una nueva pareja. Si lo que te detiene es el fantasma de ser lastimada, es importante que tengas en claro que esto es algo que vos - ni nadie - podrán evitar. No existe garantía de que la vida no nos lastime, ya sea estando solos o acompañados.

Trabajá tus heridas. Animate a buscar un nuevo amor. Saldrás fortalecida, resiliente y con capacidad aumentada para querer bien.

Y recordá: el amor de tu vida puede estar a un clic de distancia.