03
Vie, Jul

Con sello de Mujer

Verse bien lleva tiempo

Todas las mujeres hacemos mil cosas al mismo tiempo, pero cuando se es emprendedora, es todavía peor. Sabés que sos la cara de tu marca en cada reunión pero los tiempos no te dan nunca y necesitás estar divina en dos minutos. Y, mientras estás con el secador de pelo, la planchita, el maquillaje, los tacos y cambiando de cartera lo más rápido posible, tu marido se ducha en 5 minutos, como mucho combina la camisa con la corbata, y ya está listo como un campeón y en algún lugar de tu alma lo odiás en silencio.

Leer más...

Con la Primavera aprovechá a desmalezar tus emociones

Hemos atravesado el invierno y, con el cambio en el clima, llega una especie de renovación vital en la que, entre otras cuestiones, solemos despojarnos de algunos kilos de más. ¿Qué tal si hablamos de los pesos emocionales que venimos arrastrando?  Es tiempo de sacudir la energía, de renovar el alma y de limpiarla de aquello que nos impide conectar en alta frecuencia con nosotros y con los otros.

Leer más...

Incomunicados: ¡¡evitá que tus vínculos queden off line!!

Reunión de mujeres: una de ellas está por contarle a sus amigas acerca de su nuevo compañero de trabajo pero el auditorio está distraído, porque una está usando Snapchat, otra fotografiando su plato de comida para Instagram y la que suele ser más receptiva, hablando por WhatsApp.  La escena se replica en millones de espacios donde el encuentro, paradójicamente, da lugar al desencuentro. Parejas que ven escabullirse el diálogo cara a cara porque priorizan las redes sociales. Hijos ausentes… Padres esquivos… Funciones de teatro interrumpidas por el timbre de un celular…

¿La culpa es de la tecnología?

Leer más...

Cumplir años involuciona

Estoy muy feliz de comenzar esta columna en el séptimo aniversario de Concepto de Mujer pero, esta fecha tan importante, me hizo pensar en lo difícil que resulta a veces cumplir años.

Leer más...

¿Cómo perder el miedo al rechazo?

Cuando salimos de una relación, necesitamos un tiempo de duelo, procesar que nuestra vida ha cambiado y acostumbrarnos a nuestra nueva condición sentimental. El cambio – créase o no - puede resultarnos agradable con el tiempo y podemos, inclusive, aquerenciarnos con nuestra soledad hasta que en algún momento nos den ganas de formar pareja una vez más, de apostar al amor.

Es probable que, si fuimos dejados, hayamos quedado algo sensibles y tengamos miedo al rechazo. Es natural, pero tampoco es algo a lo que no hayamos sobrevivido antes. Así que a no bajar los brazos si estás buscando recomenzar en el amor:

Leer más...

Más artículos...