19
Mar, Nov

Poema

En las cosas que vives

La amistad es algo que atraviesa el alma,

es un sentimiento que no se te va,

no te digo cómo pero ocurre justo
cuando dos personas van volando juntas
suben a lo alto sobre la otra gente como dando un salto en la inmensidad
y no habrá distancia, no la habrá
ni desconfianza, si te quedas en mi corazón
ya siempre.
 
Porque en cada sitio que estés
porque en cada sitio que esté, en las cosas que vives yo también viviré
porque en cada sitio que estés
nos encontraremos unidos uno en brazos del otro es el destino.
 
En la misma calle bajo el mismo cielo
y aunque todo cambie no nos perderemos
abre bien los brazos, mandame un aviso
no te quepa duda yo te encontraré
no estarás ya solo, yo estaré
continuando el vuelo que te lleve con mi corazón
ya siempre.
 
Porque en cada sitio que estés
porque en cada sitio que esté, en las cosas que vives yo también viviré
porque en cada sitio que estés
no nos queda más que un camino
sólo habrá dos amigos tan unidos.
 
Cree en mí, no te atrevas a dudar
todas las cosas que vives
si son sinceras como tú y yo
sabes tú que jamás terminarán.
 
Porque en cada sitio que estés
porque en cada sitio que esté
en las cosas que vives yo también viviré.

 

Serenata para la tierra de uno

Porque me duele si me quedo
pero me muero si me voy,
por todo y a pesar de todo, mi amor,
yo quiero vivir en vos.

Por tu decencia de vidala
y por tu escándalo de sol,
por tu verano con jazmines, mi amor,
yo quiero vivir en vos.

Porque el idioma de infancia
es un secreto entre los dos,
porque le diste reparo
al desarraigo de mi corazón.

Por tus antiguas rebeldías
y por la edad de tu dolor,
por tu esperanza interminable, mi amor,
yo quiero vivir en vos.

Para sembrarte de guitarra,
para cuidarte en cada flor
y odiar a los que te castigan, mi amor,
yo quiero vivir en vos.

 

Soy lo que me das

A veces me pregunto por qué estoy tan unida a tí y a tu mirar que me ilumina,

tus besos por mi cuerpo me encienden día a día, destello azul que me da vida.  

Tu le das calor al sol con tu piel morena,

devórame y hazme el amor con la luna llena.  

 

Mira lo que soy, soy lo que me das,

si me das amor yo te daré mi corazón.

Soy lo que me das, si me das cariño yo me puedo enamorar.

Soy lo que me das, si me das ternura te regalo mi ilusión.

Mira lo que soy, soy lo que me das amor.  

 

Tu pelo se me enreda y entre mis dedos cuelga,

ámame otra vez y sin medidas,

sólo con tu sonrisa me invades me haces trizas,

y al oír tu voz ya me fulminas.  

Tu le das calor al sol con tu piel morena,

devórame y hazme el amor con la luna llena.  

 

Mira lo que soy, soy lo que me das,

si me das amor yo te daré mi corazón.

Soy lo que me das, si me das cariño yo me puedo enamorar.

soy lo que me das, si me das ternura te regalo mi ilusión.

Mira lo que soy, soy lo que me das amor.  

 

Mira lo que soy, soy lo que me das,

si me das amor yo te daré mi corazón.

Soy lo que me das, si me das cariño yo me puedo enamorar

Soy lo que me das, si me das ternura te regalo mi ilusión.

Mira lo que soy, soy lo que me das amor.  

 

Mira lo que soy, soy lo que me das,

si me das amor yo te daré mi corazón.

Soy lo que me das, si me das cariño yo me puedo enamorar,

soy lo que me das, si me das ternura te regalo mi ilusión.

Mira lo que soy, soy lo que me das amor.

 

Sin ti no soy nada

Sin ti no soy nada,
una gota de lluvia mojando mi cara.
Mi mundo es pequeño y mi corazón pedacitos de hielo,
solía pensar que el amor no es real,
una ilusión que siempre se acaba.

Sin ti no soy nada,
sin ti niña mala,
sin ti niña triste
que abraza su almohada tirada en la cama,
mirando la tele y no viendo nada.
Amar por amar y romper a llorar,
en lo más cierto y profundo del alma.

Sin ti no soy nada.
Los días que pasan,
las luces del alba,
mi alma, mi cuerpo, mi voz,
no sirven de nada.

Porque yo sin ti no soy nada,
sin ti no soy nada,
sin ti no soy nada.
Me siento tan rara,
las noches de juerga se vuelven amargas,
me río sin ganas con una sonrisa pintada en la cara,
soy sólo un actor que olvidó su guión,
al fin y al cabo son sólo palabras que no dicen nada.  

Los días que pasan,
las luces del alba,
mi alma, mi cuerpo, mi voz, no sirven de nada.
Qué no daría yo, por ver tu mirada,
por ser como siempre los dos,
mientras todo cambia.

Porque yo, sin ti no soy nada,
sin ti no soy nada,
sin ti no soy nada.

Los días que pasan,
las luces del alba,
mi alma, mi cuerpo, mi voz, no sirven de nada.
Qué no daría yo, por ver tu mirada,
por ser como siempre los dos,
mientras todo cambia.

Porque yo, sin ti no soy nada,
sin ti no soy nada,
sin ti no soy nada.

 

Ella

Ella tiene la palma de su mano llena de mundo.

Se graduó en acariciar fronteras y enamorar idiomas.

Sus pies cuentan historias y saben de caminar distancias.

 

Siempre fue el brillo del arroyo una eternidad.

Para todos es infinita su realidad.

Su sonrisa regala a algunos, otros no pueden entender.

 

Viaja sin destino, usando ropas de cada lugar,

su nacionalidad se fue borrando hasta desaparecer.

Tiene marcas en su piel de hombres, sabores y sueños.

 

Una luz ilumina sus ojos que nadie sabe interpretar,

un aura mágica la rodea que nadie puede abarcar.

Es una hoja de otoño que ama la libertad.

 

Sus amores la recuerdan como se recuerda al mar,

Su boca dice en cada beso que no se puede quedar,

es un espíritu que fluye y no se puede asentar.

 

Su perfume ronda en el aire donde estuvo,

su marca deja en cada lugar,

su recuerdo es una brisa de mañana que llega al despertar.

 

Allá va ella caminando al horizonte,

su figura se dibuja frente al sol.

De a poco irá desapareciendo… ¿la volveremos a encontrar?

Más artículos...