18
Vie, Oct

Día de la Familia

Typography
En Argentina, homenajeamos a las madres el tercer domingo del mes de octubre. Desde hace varios años, y como reflejo de las nuevas dinámicas familiares, se amplió el concepto y festejamos el Día de la Familia.

Hogares encabezados por jefas mujeres; hogares “ensamblados” o “reconstituidos” en los que conviven los hijos de los unos, de los otros y de ambos; parejas que eligieron tener hijos y criarlos ellas solas; mujeres con hijos voluntaria o involuntariamente concebidos, y nunca casadas o unidas, hogares monoparentales de mujeres con hijos que alguna vez tuvieron un cónyuge y se separaron; o los formados por parejas homosexuales o por parejas heterosexuales que adoptaron uno o dos hijos, son algunas de las formas de vivir hoy en familia. 

En las familias de nuestros padres, los roles estaban muy bien diferenciados, y además la mujer, cuando se casaba, no tenía muchas posibilidades de pensarse diferente, a lo largo de la vida y cumpliendo otros roles; se casaba para ser esposa, madre y luego abuela; y el hombre salía a trabajar y traía el sustento. 

En otros países y distintas sociedades, podemos observar modelos en los que se van naturalizando postergaciones para casarse, aumento de casamientos de mujeres embarazadas, como también transformaciones de los roles habituales. Mujeres que sostienen hogares económicamente, que comenzaron a transitar espacios públicos, saliendo de los habituales espacios privados y de las tareas dentro del hogar, y hombres lavando los platos o llevando a los hijos al pediatra.  

Hay distintas líneas de pensamiento que aseguran que las familias están en crisis, y hasta que desaparece. Pero ¿es esto cierto? 

La propuesta está en pensar si estos modelos son cambios negativos, o si hoy vemos con miradas más creativas a las distintas transformaciones familiares. Poder ser objetivas y conscientes para ver si el cuestionamiento no está dado en relación a la familia “nuclear o tipo”, creada por un modelo social que nos indica cómo debemos “ser familia”.

Observar a los nuevos modelos de forma desprejuiciada, va a ayudar a dejar de lado los mitos y los temores, para poder construir e incluir familias que cumplen sus funciones, y que estén constituidas también, desde el amor.