29
Dom, Nov

Enseñanza virtual y aprendizaje a distancia

Typography

La llegada de la pandemia del Coronavirus obligó a muchos sectores a adaptarse a un nuevo modelo de vida en el que el contacto físico fuera limitado y casi inexistente. La enseñanza no se quedó atrás y tuvo que apresurarse para encontrar una forma que permitiera a los niños conseguir una educación de calidad y, a la vez, mantenerlos a salvo. 

 

 Los centros educativos optaron por modelos de enseñanza virtuales y a distancia o modelos mixtos. Los padres se enfrentaron, y todavía se enfrentan, a un nuevo panorama educativo que, en ocasiones, es diferente para cada uno de sus hijos y puede resultar difícil saber cómo apoyarlos con su tarea y aprendizaje. 

Es por esto que, desde Babysits, hemos escrito este artículo para que cualquier padre pueda sacar el máximo partido a la enseñanza virtual, minimizando sus riesgos. 

Ventajas y desventajas de la enseñanza virtual y el aprendizaje a distancia

Ventajas

En primer lugar, el aprendizaje en línea elimina las barreras físicas, por lo que facilita el acceso a estas a niños con problemas de movilidad reducida y a los que viven alejados de los núcleos urbanos. Además, los estudiantes no tendrán que desplazarse por lo que podrán contar con tiempo extra en sus días para dormir un poco más por las mañanas o utilizarlo como ellos deseen. 

Al eliminar los desplazamientos a los centros educativos, también se considera que esta enseñanza es relativamente más sostenible, pues reduce las emisiones de gases contaminantes promovidas por el transporte. 

Fomenta el uso de un amplio abanico de herramientas tecnológicas por lo que asegura el aprendizaje de plataformas y herramientas digitales que los niños podrán utilizar en su vida personal y profesional. 

Las clases en línea suelen incluir una variedad de recursos multimedia, lo que facilita la comprensión y el aprendizaje de los contenidos ya que existen formatos, como los videos que, al tener un apoyo visual, son más claros y fáciles de asumir por los niños. 

Permite a los niños gestionar su tiempo en base a sus necesidades personales. De esta forma, cada alumno podrá decidir si dedicar más tiempo a aquello que le cuesta más sin que esto perjudique al resto del alumnado. 

Desventajas

Las desigualdades promovidas por la brecha digital pueden ampliarse. Aunque el uso y la posesión de dispositivos electrónicos y el acceso a Internet se han generalizado en los últimos años, no todos los niños tienen el privilegio de tener un dispositivo propio desde el que acceder a la enseñanza virtual. 

El nivel de digitalización de los centros educativos tiene un impacto en la calidad de la enseñanza. Es posible que no todos los centros estén preparados para adaptarse tan fácilmente a la enseñanza virtual y no puedan ofrecer tantos recursos de forma rápida, por lo que, como consecuencia, la calidad de la enseñanza se verá afectada por los recursos de los centros educativos.

A esto se suma el hecho de que algunas materias son difíciles de impartir de forma virtual. Este es el caso de materias como la educación plástica o la educación física, pues son materias principalmente prácticas en las que la supervisión de la correcta realización de los ejercicios se complica en el ámbito virtual. 

La retroalimentación por parte de los maestros se retrasa y es más tardía. Estos no siempre pueden responder a los alumnos al momento, por lo que puede alargar el proceso de aprendizaje. 

Las posibilidades de que los niños se distraigan en sus casas son más elevadas ya que la casa es un entorno en el que generalmente, se entretienen. Además, los niños pueden sufrir una falta de motivación que puede dificultar el aprendizaje. 

Por último, el alumno establece menos relaciones sociales, por lo que, puede aumentar el sentimiento de soledad en los niños. 

Maneras en las que los padres pueden ayudar y apoyar a sus hijos con la enseñanza virtual

Es esencial conseguir un espacio de aprendizaje adaptado a la enseñanza virtual. Este entorno tendrá que ser, sobre todo, cómodo, tranquilo y silencioso. De esta forma, se minimizarán las distracciones y se ampliará la capacidad de concentración de los niños. Para conseguirlo, los padres han de diferenciar el espacio de juego con el espacio de aprendizaje. 

Además, el espacio de aprendizaje tiene que ser apto para el pequeño en cuestión. Una buena silla que facilite una buena postura o un escritorio y una pantalla a la altura adecuada marcarán la diferencia entre un buen espacio de aprendizaje y uno malo. 

Los niños, sobre todo en edades tempranas, pueden carecer de disciplina y no saber cómo organizar su propio tiempo. Por ello, es importante que los padres ayuden a preparar el espacio de aprendizaje para que esté siempre listo antes de las clases y ayuden a los niños a seguir una rutina y unos horarios que les permitan seguir las clases día a día y no quedarse atrás. 

Para evitar la fatiga mental, es esencial marcar descansos, ya sea en base a un horario, o cuando el padre note que su hijo empieza a estar cansado. Es imprescindible que los padres apoyen a sus hijos con la tarea de la misma forma que lo harían cuando sus hijos iban a los centros educativos. Por último, al igual que harían los maestros, dar pequeñas recompensas a los niños cuando cumplen una meta 

También es importante que los padres fomenten el contacto de sus hijos con otros niños. Ya sea incentivando el tiempo de juego con los hermanos o el contacto con sus amigos de forma virtual, a través de videollamadas o de juegos en línea. 

En definitiva, aunque la enseñanza virtual tenga inconvenientes, éstos pueden ser minimizados fácilmente por los padres. En una pandemia cuya duración es difícil de pronosticar, adaptarse a los nuevos métodos de enseñanza no es una opción, sino una obligación para asegurar la calidad de la educación que reciben las generaciones más jóvenes. 

Sin embargo, entendemos que puede ser difícil para las familias poder apoyar con la tarea de sus hijos teniendo en cuenta que los padres también tienen horarios ajetreados. 

En Babysits Argentina, hay más de 2000 niñeras registradas que están dispuestas a ayudar a los niños con la tarea de forma virtual, por eso, si necesitás a alguien que ayude a tus hijos con su aprendizaje, te será muy fácil encontrar a la persona adecuada manteniendo, a su vez, los límites y la seguridad del distanciamiento social.