29
Dom, Nov

Aumentó el uso de aplicaciones de espionaje y acoso en línea durante la cuarentena

Typography

 Avast (LSE:AVST), líder global en productos de privacidad y seguridad digital, ha encontrado un aumento del 51% en el uso de aplicaciones para espionaje y stalkerware desde que empezó la cuarentena en marzo hasta junio, en comparación con los datos de enero y febrero de 2020.

 

En Argentina, desde marzo, Avast ha protegido a 408 usuarios de aplicaciones de espionaje y, la mayoría de acoso, con un aumento mensual del 24% en comparación con los dos primeros meses del año. Stalkerware es un software poco ético que permite a las personas rastrear la ubicación de alguien, acceder a sus fotos y videos personales, interceptar correos electrónicos, mensajes de texto y aplicaciones de comunicación como WhatsApp y Facebook, así como espiar llamadas telefónicas y hacer grabaciones encubiertas de conversaciones a través de Internet, sin el conocimiento del usuario.

Esta creciente amenaza digital identificada por Avast se encuentra en un contexto de aumento de la violencia doméstica durante la cuarentena, llamada "epidemia oculta" del coronavirus por Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres.

De acuerdo con las cifras que presentó el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la ciudad de Buenos Aires, Entre el 20 marzo y el 30 de junio, los llamados a la línea 144 (línea de asesoramiento y contención gratuita para mujeres víctima de violencia de género) aumentaron un 48% comparados con respecto al año pasado. Fueron, en promedio, 193 llamados por día: ocho por hora. El pico se registró en abril: 6.191 llamados, contra 4.065 en 2019.

Jaya Baloo, CISO, Avast dijo: "Stalkerware es una categoría creciente de malware doméstico con implicaciones inquietantes y peligrosas. Mientras que el spyware y los ladrones de información buscan robar datos personales, el stalkerware es diferente: roba la libertad física y en línea de la víctima. Usualmente se encuentran instalados en secreto en teléfonos móviles por supuestos amigos, cónyuges celosos, ex-parejas y padres preocupados, el stalkerware rastrea la ubicación física de la víctima, monitorea los sitios visitados en internet, mensajes de texto y llamadas telefónicas, socavando la libertad individual de una persona y la libertad en línea."

"En todo el mundo, se ha informado que el número de casos de violencia doméstica ha aumentado constantemente durante el encierro, y eso cuenta con lo que estamos viendo en esta amenaza digital. Estamos comprometidos en hacer todo lo que podamos para proteger a nuestros usuarios de esta creciente amenaza", agrega Baloo.

Es notable que, entre toda la gama de software de espionaje y acoso, Avast también ha observado una serie de aplicaciones relacionadas con COVID-19 diseñadas para espiar a los usuarios, que recopilaron más información de la necesaria sobre sus usuarios para funcionar.

Este aumento de espionaje y acoso desde marzo de 2020 no se limita sólo a Argentina; Avast ha protegido a más de 43.000 usuarios de este tipo de malware en todo el mundo. Los datos específicos de cada país indican que 3.531 usuarios han sido atacados en Estados Unidos, 408 en Argentina, 525 en México, 1.648 en Francia y 3.048 en Brasil.

Con el fin de mitigar la amenaza del stalkerware, el equipo de Avast ha proporcionado algunos pasos simples y fáciles de accionar:

Regla #1: Asegurar el teléfono contra todo acceso físico no autorizado.

Los smartphones, a menudo, quedan desprotegidos por sus usuarios. De acuerdo con Pew Research, un cuarto de los usuarios de smartphones, no cuentan con un sistema de protección de pantalla, y poco más de la mitad no usan huellas digitales ni códigos PIN para mantener sus dispositivos privados. Esto hace que sea fácil para que un sospechoso instale en secreto stalkerware sin ser notado. Del mismo modo, no hay que prestar el teléfono desbloqueado a nadie a menos que confiemos plenamente en las intenciones. La instalación de una aplicación de stalkerware puede tardar menos de un minuto en un dispositivo.

Regla #2: Instalar un buen producto antivirus convencional en el teléfono móvil.

Un buen antivirus móvil tratará el stalkerware como un programa potencialmente no deseado - PUP, por sus siglas en inglés – y dará la opción de eliminarlo. Un producto de seguridad móvil como Avast Mobile Security mantendrá el dispositivo móvil a salvo del stalkerware, además de otros programas maliciosos y aplicaciones potencialmente malintencionadas. Avast trabajó con Google para eliminar ocho de las aplicaciones de acoso más grandes de Play Store el año pasado. Continuamos con este trabajo a medida que surgen nuevos desarrollos en stalkerware, ayudando a mantener a los usuarios y dispositivos un paso por delante de las amenazas.

Regla #3: No dudar el contacto con Operation Safe Escape por un medio seguro.

Sin embargo, si ya se está en una relación abusiva – o se teme que se dirija hacia ese camino – hay que entender que se está en mayor riesgo de acosador. Una visita inocente a un amigo o pariente podría ser detectada y proporcionar el desencadenante de abuso físico. Incluso quitar el stalkerware podría alertar a la pareja. Si se ha llegado a esta etapa, hay que obtener ayuda y apoyo rápidamente, y no dudar en buscarla. Ponerse en contacto con la Operation Safe Escape lo antes posible.

Operation Safe Escape es una organización de apoyo a las víctimas que proporciona también educación y ayuda con cuestiones de seguridad personal, física y digital.

Si es posible que tu dispositivo se haya visto comprometido por el stalkerware, evitá usarlo para ponerte en contacto con el soporte técnico. Si se puede, utilizar un dispositivo anónimo, como un ordenador de biblioteca o el teléfono de un amigo, para evitar alertar al acosador.