08
Sáb, Ago

Las ventajas de la musicoterapia en niños con Condición de Espectro Autista

Typography

La musicoterapia es una disciplina de la salud que utiliza las experiencias musicales como herramienta y medio para alcanzar objetivos terapéuticos en la prevención de la salud. A su vez, permite intervenir en el tratamiento de distintas patologías  y en el área de rehabilitación.

 

 En la Fundación AINHEP nos dedicamos a mejorar la calidad de vida de niños y jóvenes con Condición de Espectro Autista y, en este sentido, la utilización de la musicoterapia es muy beneficiosa.

Las personas con TEA suelen tener dificultades para relacionarse con los demás, comprender el entorno y desenvolverse en determinadas situaciones sociales. Por ejemplo, esto se manifiesta en acercamientos sociales inusuales o inadecuados para iniciar o reaccionar ante interacciones con otras personas. También, en problemas para adaptar el comportamiento a distintos contextos o situaciones sociales, dificultades para comprender las reglas sociales "no escritas" y a su vez, dificultades para entender o expresar las emociones de forma ajustada al contexto o a la situación.

El TEA es un trastorno de origen neurobiológico que afecta a la configuración del sistema nervioso y al funcionamiento cerebral, dando lugar a dificultades en dos áreas principalmente: la comunicación e interacción social y la flexibilidad del pensamiento y de la conducta. Sin embargo, cada persona con autismo tiene distintas características y por eso, utilizando distintas herramientas, los profesionales de la salud en conjunto con las familias pueden fomentar la adquisición de nuevas habilidades con la intención de que la persona con autismo sea más independiente.

En este sentido, la  musicoterapia nos permite intervenir, por un lado, permitiendo comunicarse, participar y expresarse de manera no verbal y fomentando el desarrollo de la comunicación verbal, el habla y el lenguaje. A su vez, incide en la conducta y en la interacción social, ya que fomenta la reciprocidad en el juego compartido, la toma de turnos, la escucha y la respuesta a la otra persona, brindando la oportunidad de desarrollar la identificación y expresión adecuada de las emociones. También la coordinación, la conciencia corporal y distintas funciones cognitivas como la atención conjunta, la imitación y la memoria.

Por eso, en este tiempo de aislamiento, desde Fundación AINHEP seguimos aplicando esta disciplina terapéutica de modo virtual, brindando a los chicos con Condición de Espectro Autista que forman parte de nuestra institución un taller de musicoterapia semanal a través de Zoom.

De esta manera, y junto con otras actividades virtuales para los chicos y talleres para los padres, AINHEP sigue forjando los vínculos con las familias, que son el principal pilar que hace equipo junto con los profesionales de la institución para fomentar el desarrollo de los niños.

Para más información:

http://www.fundacionainhep.com.ar/