10
Lun, Ago

¿El futuro del amor incluirá IA?

Typography

 Cuando Rajesh Koothrappali se enamoró de Siri en el episodio de The Big Bang Theory "The Beta Test Initiation" fue muy divertido, pero ¿qué tan cerca estamos de las personas que realmente se enamoran de los chatbots con IA? Tenemos un largo camino por recorrer, pero se están haciendo grandes avances en los chatbots con inteligencia artificial que algún día pueden permitir que los chatbots emulen a un amigo e, incluso, a una pareja romántica.

 

Avances de IA

Uno de estos avances es la arquitectura de la red neuronal del transformador. Los transformadores, que es lo que se llaman informalmente, están entrenados para predecir la siguiente palabra en un texto. Redes como esta permiten que los chatbots construyan oraciones significativas según el contexto. Esto facilita que las personas crean que están teniendo una conversación con una entidad inteligente.

Otra pieza importante es la capacidad de las máquinas para aprender directamente de las conversaciones con una persona. Esto permite que un chatbot se actualice teóricamente después de cada conversación. Un chatbot se beneficia de que varias personas accedan a él en paralelo, porque significa más datos de los que puede aprender.

Falta una pieza importante del rompecabezas

Todavía falta un elemento importante para encender esa chispa romántica: la capacidad de los chatbots con inteligencia artificial para comprender realmente el tema de conversación y una personalidad constante. Aunque un chatbot puede mantener una conversación sensata, no está diseñado para comprender el significado profundo de lo que está hablando. Por lo general, las conversaciones con chatbots parecen aburridas y superficiales. Esto no es sorprendente, ya que para una conversación adecuada, no es suficiente responder con frases genéricas o paráfrasis de lo que su pareja acaba de decir. Esto es lo que los chatbots hacen con demasiada frecuencia, al menos desde mi experiencia como usuario.

A veces, los chatbots expresan una personalidad, lo que los hace más identificables y parecidos a los humanos. Sin embargo, generalmente no logran mantener una personalidad consistente a través de conversaciones. Esto sucede porque el algoritmo detrás del chatbot produce una respuesta de acuerdo con el contexto más reciente.

Diferentes contextos pueden evocar diferentes reacciones. Es un área de investigación en desarrollo y los algoritmos están progresando en la dirección correcta.

Llevando las cosas al siguiente nivel

Para enseñar IA sobre emociones humanas, los investigadores necesitan una gran cantidad de texto etiquetado que proporcione emociones expresadas en oraciones. El etiquetado exige una gran cantidad de trabajo manual, por eso las etiquetas no son fáciles de obtener. Eso es lo que distingue el aprendizaje de emociones del aprendizaje de idiomas, que se puede realizar sin datos etiquetados pero solo con texto, mucho texto. Ya hay bots que tienen una parte "emocional", por ejemplo, el chatbot chino XiaoIce.

Enseñar a la IA a comprender las emociones humanas es un paso necesario que no podemos evitar. Las emociones expresadas en el contexto de la conversación pueden alterar el significado del discurso. Por ejemplo, una oración "¡Qué día!" puede entenderse de manera diferente según el estado de ánimo del hablante: puede ser un comentario sarcástico enojado o una genuina exclamación feliz. Necesitamos enseñar emociones de IA para que nos entienda mejor.

El lenguaje emocional podría considerarse un segundo idioma que un bot tiene que aprender. Probablemente tiene que ser datos secuenciales de manera similar al texto, y la tarea sería predecir "la próxima emoción". En lugar de solo usar etiquetas, las emociones también pueden inferirse de un video correspondiente que muestra la emoción de una persona mientras habla.

Enamorarse de la IA

Los humanos desarrollan fácilmente apegos a personajes de ficción. No podemos evitar sino antropomorfizar entidades no humanas con las que estamos interactuando. Algunas personas pueden percibir a sus compañeros de IA como amigos o parejas románticas. La profundidad de una relación con una instancia de IA depende de la madurez de la tecnología. En otras palabras, qué tan bien puede imitar la comunicación de persona a persona. Con los avances en el procesamiento del lenguaje natural, aumentará la calidad de los chatbots. Puede aumentar hasta el punto en que no podamos distinguir entre humanos e interacciones con IA.

La tecnología detrás de los chatbots ya tiene una amplia gama de aplicaciones. Se puede usar fácilmente para obtener ganancias financieras, que es un importante predictor de éxito futuro. Es por eso que las empresas y los investigadores están invirtiendo una increíble cantidad de trabajo y dinero en ello.

Dada la velocidad de la investigación en esta área, espero grandes avances durante los próximos 10 años. ¿Significa esto que se encontra el amor en los chatbots de IA? Tal vez, tal vez no, solo el tiempo lo dirá.