08
Sáb, Ago

Seis reglas de oro para cuidar tu laptop

Typography

 Nunca antes nuestra laptop fue tan imprescindible: ahora trabajamos o estudiamos desde casa, es la herramienta que nos hace sentir cerca de nuestra familia y amigos, recorremos el mundo a través de su pantalla, aunque apenas nos movamos del sofá. Por eso hemos pedido a Acer, un líder en la categoría, que nos ayude con seis reglas de oro que debemos cumplir para evitar accidentes.


1) Cuidado dónde la colocás. Por mucho que se diga, sucede una y otra vez. Ponés tu equipo al lado de un vaso con agua y éste se derrama. Por lo tanto, recordá mantener tu laptop lejos de cualquier líquido. Tampoco la expongas al sol y no la coloques en lugares de los que puede caer con facilidad.

2) Evitá dañar el teclado. Es importante evitar comer muy cerca o encima del teclado porque te exponés a que algún pedazo de comida se introduzca en él, lo que puede dañar las teclas y circuitos internos.

3) Permite el flujo de aire. Como nadie te ve, tal vez preferís trabajar desde la cama. Error. Si de manera rutinaria ponés tu notebook en la cama o sobre un almohadón como mesa, podés bloquear las entradas de ventilación y provocar daños en sus componentes. Además, estudios científicos han demostrado que poner la laptop sobre tus piernas puede tener efectos perjudiciales para la salud.

4) Adiós al polvo. Un paño seco de microfibra, alcohol isopropílico, aire comprimido e hisopos son tus instrumentos de trabajo esenciales. Comenzá apagando tu equipo y aplicando breves bombardeos de aire comprimido en todas las grietas y hendiduras, incluyendo teclado, ventilación y puertos USB. Luego con los hisopos y el alcohol recorré las teclas y los espacios que hay entre ellas. Para la pantalla reservá un paño seco de microfibra.

5) Usá un regulador de voltaje: Para cuidarla de cualquier variación de voltaje o fallos en la luz, la mejor opción es apelar a supresores de picos y reguladores de voltaje. Estos dispositivos ofrecen una electricidad mucho más estable, que evitará daños irreparables. Otra opción es un UPS, una barrera perfecta ante las caídas y bajadas eléctricas.

6) Actualizá la RAM: Si notás que tu portátil empieza a fallar, podés barajar la opción de cambiarle la RAM. Antes debés haber descartado otras razones para que tu equipo vaya lento, incluido un virus, un disco duro defectuoso y cualquier otra deficiencia de programa. Actualizar la RAM mejorará la capacidad del portátil para funcionar más rápido y fluido.