08
Sáb, Ago

Quedate en casa...y ¡acomodá tu guardarropas!

Typography

No creas que es tan fácil ni tampoco que en un dia el guardarropa queda impoluto porque el guardarropa no es solo ropa. Todo lo que allí se encuentra contiene historias, emociones, frustraciones, posibilidades entre muchas otras cosas.


Orden ar tu placard llevará tiempo así que con mucha predisposición, aprovechemos el tiempo que nos sobra, y pongamos manos a la obra.

Para empezar, iremos sacando la ropa de a poco y sobre la cama iremos organizando las prendas por USO. Lo que usamos mas cotidianamente por un lado y lo que no, por otro.

Lo que usamos, sabemos que nos queda y que funciona pero deberemos revisar su estado, que no tengan manchas, no falten botones, no tengan agujeros, ni costuras rotas, de ser así, hay que hacer lo que haga falta e ir pensando en encontrarle el reemplazo y, las que están bien, se vuelven a doblar y se dejan a un costado.

El otro grupo, el olvidado, se analizará por qué está ahí y además, se deben probar las prendas, todas y la que no nos entra o no nos gusta, se dona.

A su vez, la que nos recuerda bellisimos momentos pasados pero que ya no nos queda bien, se podria transformar en algo útil (funda de almohadon, sobres, bolsas o lo que se les ocurra si es que están dispuestas), sino también se dona.

La que va a entrarnos cuando bajemos de peso, o tiene etiqueta, pero no la estrenaste en el ultimo año, se dona. Salvo aquella comprada para un fin especifico del futuro.

La ropa no debe controlar nuestro estado de ánimo, somos nosotras quienes debemos tomar consciencia de ello y saber por quá cada ropa que usamos y se encuentra en nuestro closet, esta ahí.

Un guardarropa lleno de prendas que no usamos, no es funcional, quizás teniendo menos pero de calidad, talle correcto, colorimetría acertada, y formas de acuerdo a nuestra silueta, todo fluiría mejor.

Una vez hecho este paso, pasaremos a la otra instancia: ORDEN

Ahora que pudimos discernir lo que sirve para nuestro estilo de vida en general, comenzaremos a acomodar.

Se puede ordenar por: temporada, color, casual/ceremonial/formal, favoritos, frecuencia de uso, línea de indumentaria, blusas, remeras, faldas, pantalones, sweters, abrigos, deportiva y/o, ropa interior.

Dependerá de cómo sientas cómodo el orden establecido, tiempo sobra para modificarlo si es que algún tipo de orden no resulta práctico.

Una vez que ya está limpio de prendas que no usamos, podemos hacer el inventario de lo que está haciendo falta para completar un guardarropa efectivo y cada vez que podamos ir de shopping, iremos comprando lo realmente necesario.

Nuestro inventario deberá contener las prendas que realmente usaremos, de colores neutros y lisos en primera instancia y que combine con 3 conjuntos de nuestro closet.

El trabajo de ordenar nuestra ropa, es importante. La cuarentena puede resultar una gran aliada para ocupar nuestra mente en algo agotador, pero muy divertido, porque al probarnos también podemos crear nuevas combinaciones, sacarnos fotos, whatsappear con el grupo de amigas, recibir sugerencias y motivar a otras a hacer lo mismo. Es una forma de compartir en la distancia.

#YOMEQUEDOENCASA