28
Mar, Ene

Madres Millenials: un cambio en los paradigmas de crianza

Typography

Las mamás millenials son aquellas nacidas entre 1980 y principios de la década de 2000 y que, generalmente, recurren a internet en busca de consejos para padres,  documentan la vida de sus hijos en las redes sociales y  desarrollan otro tipo de actividades y tiempo compartido con la familia.


 Para los especialistas de los Centros de Diagnóstico DIM, pasar tiempo con los hijos permite la conexión y la empatía que le permitirá desarrollar otras habilidades para el futuro.

¿Es importante la atención de los padres para la crianza de los niños?

Los niños necesitan –además del hogar, salud y buena alimentación – una mirada atenta, la escucha activa, presencia con compromiso, afecto, contacto físico y disposición.

Estar físicamente con alguien pero mirando una pantalla es más dañino que no estar y el mensaje que se les transmite a los hijos, de esta forma es: estás pero hay algo que es más importante para mí que vos. Son mensajes totalmente destructivos tanto para el vínculo como para el autoestima de ese niño/a. Estar significa estar conectado, con todos los sentidos, con toda la atención puesta en ese encuentro con el otro.

Para la especialista de DIM, el vínculo madre-hijo es imposible de recuperar cuando no se toma el tiempo para disfrutar de su crianza. Este vínculo sostiene también emocionalmente a la madre, además de su vínculo de pareja, se teje una RED de sostén bidireccional. Los hijos nos obligan a estar atentos a nosotros mismos, y muchas veces a replantearnos ciertas cosas, debemos tener cuidado de ver en dónde ponemos acento en nuestro accionar, ya que ellos aprenderán más de lo que ven en nosotras que en lo que les digamos.

Cómo criar a los hijos en tiempos de tecnología

La doctora Oliver aconseja a las madres de hoy y detalla algunas recomendaciones para desarrollar la conexión y la empatía en tiempos de redes sociales.

- Permitir que el juego sea el eje central de la vida de los niños, es la posibilidad de ir aprendiendo a elaborar emociones.
- Enseñar a transitar la experiencia de enfrentarse a las frustraciones a través de límites, siempre desde el afecto.
- Ayudar a practicar la responsabilidad y empatía para que se conviertan en adultos felices, seguros, solidarios y con capacidad de adaptarse a la vida que les toque vivir.
- Establecer límites, rutinas y pautas. Pueden variar desde restringir el tiempo de pantalla hasta los tipos de sitios web que pueden abrir, por ejemplo.
- Fomentar la presencia física y emocional de las madres, involucrarse en el juego en plazas, en el barrio y en los clubes, lo que les permitirá a los niños desarrollar varias habilidades comunicacionales con sus pares y los adultos con el objetivo de tener un mejor manejo de las emociones.