06
Sáb, Jun

Una de cada 5 mascotas perdidas durante las fiestas suele ser a causa de la pirotecnia

Typography

Ante el estruendo provocado por los fuegos artificiales utilizados durante las fiestas a modo de festejo, en las mascotas se activan mecanismos de huida y defensa y sufren de estrés acústico que puede desencadenar en una infinidad de otros síntomas ya que lo reconocen como peligro.



 Según el Instituto de Biodiversidad Agraria y de Desarrollo Rural de la Universidad de Lugo, dicho estrés acústico se produce en perros y gatos debido a que, a diferencia de los humanos, son capaces de percibir ultrasonidos.

Los humanos perciben sonidos de entre 20Hz y 25 kHz. Los perros: entre 60Hz y 45kHz. Los gatos: entre 45Hz y 64kHz.

Por otro lado, la explosión de un petardo alcanza los 150 decibeles mientras que el disparo de un arma de fuego no supera los 140 y los aviones jets los 100 decibeles, teniendo en cuenta que el sonido se percibe a una corta distancia.

En este sentido, los fuegos artificiales al ser percibidos por las mascotas pueden producirles: heridas múltiples, traumatismos, fobias a los estruendos y extravíos. Según la American Society for the Prevention of Cruelty to Animals, el 20% de los perros perdidos durante estas fechas se debe a la pirotecnia.

Tamara Cursach (Responsable de Divulgación Científica de Vitalcan) recomienda cómo ayudar a las mascotas:
-Deben estar en un lugar seguro y cómodo
-Proveerle su colchón para dormir
-Dejarlos en un ambiente pequeño
-Retirar objetos y mobiliario
-Dejarle una prenda del propietario para que se sienta acompañado
-Aislar acústicamente
-Cerrar puertas y ventanas
-Colocarle tapones de algodón en los oídos
-Bienestar físico
-Abundante agua
-Realizar un ayuno de 8hs de sólidos
-Usar collar con los datos de contacto
-No sedar sin prescripción médica.