23
Vie, Ago

El jean perfecto

Typography

Una prenda que no puede faltar en ningún guardarropa es un jean. Hay miles de modelos, en variedad de colores, con detalles y sin. ¿Pero sabés que hay uno ideal para cada cuerpo? Te cuento cuál es el indicado para vos:

 

Los modelos Oxford y boyfriend son ideales para mujeres de hombros grandes y mucho busto; si además se tiene poca altura aconsejo un semi-oxford. Aquellos que tengan desgastes, pequeñas roturas o apliques también son recomendables.

Si tenés caderas prominentes, mucha cola o muslos grandes entonces te convienen los más clásicos; de corte recto y en tonos oscuros, sin detalles que generen amplitud en la zona baja de tu cuerpo. Si preferís un tono no tan oscuro o con algún detalle una buena opción es llevarlo con sweaters en colores, camisas o blusas estampadas.

Si tu cuerpo no presenta curvas, entonces tenés que crearlas con tu jean. Para ello elegí los que tengan bolsillos o lavados en la zona de las caderas. Tenés grandes posibilidades a la hora de elegir modelos, desde un chupín hasta un Oxford.

Si tenés pancita lo ideal es saber elegir el tiro perfecto para que contenga y dé forma a tu cuerpo. El tiro que a todas nos queda bien es el medio, moldea la silueta, sosteniendo los odiados rollitos que se forman al costado del cuerpo.

También tenés que considerar que los bolsillos delanteros no se abran al usarlo, para que eso no ocurra podés coserlos, así evitás que ese volumen marque más la zona que querés disimular.

En cuanto a modelos los ideales son semi-oxford y rectos, que ayudarán a equilibrar tu silueta.

Si sos bajita el denim que tenés que elegir debe ser de tiro medio a alto, podés llevar chupín, recto o semi-oxford. Procurá no usar dobladillo, o que éste sea lo más angosto posible. Otro detalle muy importante, que muchas veces se pasa por alto, es que todo el sobrante de tela en la botamanga genera pliegues horizontales si no se acorta, éstos hacen que las piernas se vean más cortas!

Si por el contrario, la idea es que tus piernas se vean más cortas entonces llevá modelos anchos, como Oxford o palazos; mientras más detalles tengan mejor. Acá si tenés vía libre para jugar con dobladillos, no te recomiendo los pliegues porque dan una imagen desprolija. El tiro ideal será el bajo, considerá que no contiene nada y muchas veces marca rollitos incluso donde nunca los hubo.

Otro detalle que las mujeres siempre buscamos en esta prenda es que nos haga buen calce. Para ello es muy importante elegir los modelos de bolsillos centrados y de tamaño mediano; y es mejor aún si las costuras que tienen son curvas.

Alejate de los bolsillos largos y grandes, harán el efecto contrario.

Lo más importante es elegir el talle correcto, de nada va a servir si seguís todos estos consejos pero comprás un talle menos; lo que no entra de tu cuerpo en el pantalón va a salir por algún lado. O si comprás un talle más grande el denim te va a achatar la cola, no va a marcar caderas y, además, vas a proyectar una imagen desalineada.

En el probador hacé movimientos; sentate, parate en puntitas de pie, agachate; si el pantalón se cae o no permite que te muevas bien porque queda demasiado justo es mejor elegir otro talle.

Un número no determina quién sos, nadie ve si sos talle 38 o 56, lo que sí se ve es cómo te queda esa prenda, la seguridad, confianza y bienestar que proyectás.

Respecto al jean roto puede usarse a cualquier edad. Pero una adolescente podrá llevar un denim con muchas más roturas y una mujer adulta podrá elegir un modelo rasgado para darle un toque chic y jovial a su look.

Algo muy importante es que este jean no se recomienda para trabajar; salvo que la profesión sea muy descontractura y lo permita, pero es importante analizar conscientemente esta opción; recordar que se puede llevar en cualquier momento.

El último consejo, y para mí el más importante, es que probés varias marcas los talles que necesites porque en Argentina todavía no tenemos una ley de talle a nivel nacional por lo cual podés encontrar grandes diferencias entre un jean y otro.