22
Lun, Abr

Cómo evitar que la enfermedad cardiovascular aparezca

Typography

Desde el Sanatorio Otamendi, se preparó esta guía para ayudar a la comunidad a introducir pequeños cambios en el estilo de vida que pueden generar grandes beneficios para la salud cardiovascular y así disminuir el riesgo de sufrir enfermedades relacionadas y sus potenciales complicaciones.

 

Además de hacer énfasis en lo indispensable de llevar una vida saludable, en la actualidad, los especialistas del sanatorio aseguran que: entre el 80 y el 90% de los infartos se asocian a factores de riesgo clásicos conocidos y modificables, por lo tanto, la mayoría se podrían prevenir si se controlasen los factores de riesgo. Para ello, debemos evitar el sedentarismo y controlar los niveles de colesterol,de azúcar en sangre, controlar nuestro peso, la presión arterial y evitar el tabaco.

En la Argentina, el 55% de la población es sedentaria, el 37% padece sobrepeso y el 21% obesidad. Más allá de las cifras, lo llamativo es que recién tomamos conciencia cuando nos enfrentamos a una enfermedad cardíaca”, resaltó el Dr. Ricardo Pérez de la Hoz, Jefe de Cardiología del Sanatorio Otamendi.

Sedentarismo

Realizar actividad física frecuentemente como caminar, es una herramienta básica para evitar que la enfermedad cardiovascular aparezca. Se recomienda que los niños y adolescentes entre 5 y 17 años practiquen al menos 1 hora diaria con intensidad moderada a vigorosa, principalmente activides aeróbica. En cuanto a los adultos la recomendación es, aproximadamente, 2hs semanales de actividad física aeróbica de intensidad moderada o 1 hora de actividad intensa.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sedentarismo es la causa del 6% de los fallecimientos del planeta: 3,2 millones de personas mueren cada año por adoptar un nivel insuficiente de actividad física. Además, se considera que es el principal causante del 30% de las cardiopatías isquémicas (infarto y angina de pecho).

Colesterol

Cuando las células no logran metabolizar colesterol que circula por la sangre, el exceso se deposita en la pared de la arteria y ocasiona el estrechamiento que conocemos como ateroesclerosis. De ahí la importancia de tener un control en los niveles de colesterol, mediante la actividad física y una alimentación rica en verduras, hortalizas, frutas y pescado. A veces también con medicación que reduzca los niveles del colesterol en sangre.

Peso

El sobrepeso y la obesidad han tenido un aumento significativo como factores de riesgo cardiovascular. Además, resulta interesante vigilar el perímetro abdominal ya que se ha observado que si la grasa se concentra en el abdomen, quienes padecen obesidad abdominal tienen altas posibilidades de acumular grasa también en órganos vitales. Lo ideal, es que el perímetro abdominal no supere los 88 centímetros en la mujer y los 102 en el hombre.

Presión arterial

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre sobre las arterias y los especialistas consideran que los valores están elevados si superan los 13,5/8 mm/Hg.

La hipertensión es una de las patologías más frecuentes en nuestra sociedad, para mantenerla bajo control debemos evitar en lo posible la ingesta de sal y de alimentos que la contienen en exceso, restringir el consumo de grasas saturadas y grasas trans, y practicar ejercicio aeróbico.

En algunos casos serán necesarias medidas farmacológicas para que la presión arterial se mantenga en un rango aceptable.

Azúcar /Glucemia

Al igual que los hipertensos, los diabéticos deben tener un control de los niveles de azúcar en la sangre. Es importante tener en cuenta que la diabetes es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular porque está muy relacionada con el desarrollo de la aterosclerosis.

Cuando la diabetes afecta a las arterias coronarias puede provocar cardiopatía isquémica. En los diabéticos suele verse afectado con mayor frecuencia el miocardio (músculo del corazón), disminuyendo su capacidad de contracción, por lo que no es raro la insuficiencia cardíaca.

Es por esto que los pacientes diabéticos deben aumentar los esfuerzos por no fumar, evitar el sedentarismo, conseguir un peso normal y ser muy constante con la medicación que indique el médico.

Tabaquismo

El tabaco está relacionado con gran cantidad de enfermedades y problemas de salud como cáncer de pulmón, EPOC, cáncer de vejiga, enfermedades de la piel, impotencia, enfermedades arteriales de los miembros, envejecimiento precoz y enfermedad cardiovascular. La razón de esto es que el tabaco acelera el desarrollo de ateroesclerosis.

Alcohol y otras sustancias

Según la organización Panamericana de la Salud, en la Argentina se consumen 9.1 litros anualmente por persona, en mayor de 15 años, lo que ubica al país en el N°1 entre los países de América del Sur.

El alcohol, al mezclarse con la sangre afecta el funcionamiento de algunos órganos del cuerpo. Por lo tanto, se recomienda evitar el de alcohol.

Ansiedad

La ansiedad es una señal que el cuerpo envía como alerta de peligro o de daño. Es la forma de escape natural del cuerpo ante una amenaza percibida, la cual puede variar desde pensar demasiado en la lista de quehaceres hasta subir a una montaña rusa por primera vez.

La ansiedad intensa y continua puede alterar los ritmos cardíacos, causando por ejemplo palpitaciones, arritmias.

Si bien la respuesta aguda es una respuesta fisiológica al peligro, el exceso de exposición a situaciones que provocan stress o una situación de stress crónico, facilita la aparición de hipertensión, hiperglucemia, y obesidad con lo que se genera un círculo vicioso de factores de riesgo cardiovascular.

Sueño

Aunque en la actualidad no está claro exactamente de qué forma el sueño afecta al corazón, se apunta y hay evidencia de que no dormir lo suficiente podría aumentar la repuesta de "lucha o huida" al estrés, lo que libera cortisol (adrenalina), acelera la frecuencia cardíaca lo cual produce un aumento del trabajo del corazón e incremento de los requerimientos de oxígeno. Si estos episodios se dan de forma crónica, podría provocar enfermedades cardíacas directamente.

Diagnóstico temprano

Este es quizá uno de los puntos más importantes a la hora de la prevención de la salud cardiovascular. Es fundamental la realización periódica de controles con el médico de cabecera, sobre todo, si hay conocimiento de factores de riesgo previos. Se estima que la mitad de las personas que mueren repentinamente a causa de problemas coronarios no estaban al tanto de su problema. Por lo tanto, el diagnóstico precoz debe ser el foco en la prevención y toma de conciencia en salud cardiovascular.