21
Jue, Jun

Derechos bajo el mismo techo

Typography

El concubinato es la unión de dos personas que no está consagrada por el matrimonio, y también es conocido como “unión de hecho”, o “unión libre”. Las preguntas surgen en torno a los derechos que adquieren los concubinos al consolidar la unión de pareja, y vivir bajo un mismo techo.

El código civil, que reglamenta la relación entre las personas, no regula sobre el concubinato. No es considerado una sociedad conyugal, y por lo tanto, no goza de los mismos derechos que el matrimonio. Como no está registrada formalmente, se exime, también de la aplicación de beneficios y obligaciones.

Si bien es un asunto pendiente de la legislación argentina, en algunos casos puntuales, sí hay derechos. De esta forma, en la ley de contrato de trabajo se reconoce la indemnización a favor de la concubina en caso de muerte de su pareja, y en materia de previsión social, se puede percibir pensión. La ley de bien de familia, reconoce como tal al grupo formado por una persona, sus ascendientes y sus hijos matrimoniales o extramatrimoniales.

El código civil establece que no pueden gozar del derecho alimentario las personas divorciadas que vivan en concubinato y además, pierden la posibilidad de percibir una herencia si no están separados legalmente. No se reconoce la separación de bienes, salvo que medie contrato, y que los bienes estén a nombre de ambos. En cuanto a lo que habilita y los beneficios que se otorgan se instituyen que podrán percibir derecho alimentario los hijos de la familia no casada legalmente.

En muchos casos, la atribución de los derechos que se le confieren al matrimonio sólo podrán ser adquiridos por los concubinos si media entre ellos una relación de tipo contractual, o formal. Podrán percibir herencia sólo si la persona que fallece lo estipula en su testamento. Y si no hay un contrato constituido por la pareja de concubinos, se deberá probar la “sociedad de hecho” demostrando el aporte económico de bienes realizado por cada uno de los miembros.

El concubinato es una relación entre dos personas que deciden compartir sus vidas, y que no lo consagran legalmente por diversas razones, entre ellas, la propia conciencia y elección personal.

La ley de matrimonio igualitario entre parejas del mismo sexo, sancionada el año pasado, significa un paso adelante en el reconocimiento de derechos y beneficios para las personas que eligen un camino alternativo al matrimonio tradicional. La ausencia de legislación en torno al concubinato es un camino todavía por recorrer.