14
Vie, Dic

¿Cuáles son las enfermedades que más afectan a las mujeres? Prevención y Diagnóstico a Tiempo

Typography

En regla general, las enfermedades cardiovasculares, el accidente cerebrovascular y las enfermedades tumorales (cáncer de pulmón, mama, cuello uterino y colon) forman la lista de afecciones más frecuentes en la mujer. Pero según los expertos, cada una de ellas está relacionada con un grupo etáreo. Esto quiere decir, que a cada edad habrá alguna enfermedad sobre la cual haya que prestar particular atención de manera de evitarla o poder diagnosticarla a tiempo.

 

  "En la adolescencia, las mujeres sexualmente activas pueden contraer el virus del VPH o papiloma humano. Esta infección es tan habitual que puede pasar en forma asintomática. Existen cepas que están relacionadas directamente con el cáncer de cuello de útero, por lo que su diagnóstico precoz y vacunación contribuyen a evitarlo", explica en detalle el Dr. Luciano Cassab, Jefe Sección Mastología del Hospital César Milstein y miembro de la Sociedad Argentina de Mastología.

A mediana edad hay que prestar atención a las enfermedades auto inmunológicas, como la Artritis Reumatoidea, Esclerosis Múltiple y afecciones tiroideas. En lo que respecta a la mujer adulta, los miomas uterinos o las enfermedades asociadas al genital femenino son más frecuentes; lo mismo sucede con la osteoporosis y la consecuente descalcificación de los huesos que ocurre luego de la menopausia.

En cuanto a los índices de mortalidad, según la Dra. María Eugenia Azar, miembro de la Sociedad Argentina de Mastología y del Departamento de Mastología del Instituto Ángel H. Roffo, tanto en el hombre como en la mujer la enfermedad cardiovascular sigue siendo la de mayor incidencia.

En lo que respecta a la salud mamaria, la Dra. Azar hace hincapié en la importancia de cumplir con los examenes de rutina ya que en Argentina el cáncer de mama ocupa el primer lugar de incidencia en el sexo femenino con 19.000 nuevos casos por año, lo que corresponde a un 16,8% de todos los canceres diagnosticados en la mujer. Hoy sabemos que una de cada 8 mujeres que llegue a la edad de 80 años habrá desarrollado un cáncer de mama a lo largo de su vida.

"Del mismo modo es fundamental que las mujeres no hagamos únicamente lo que hoy se denomina un 'abordaje bikini de la salud', ya que controlamos nuestras mamas y la parte ginecológica, pero descuidamos el resto de las patologías como la hipertensión, hipercolesterolemia y diabetes. El diagnostico temprano se logra unicamente si respetamos los chequeos correspondientes a cada edad", agrega la especialista.

Si bien tanto la enfermedad cardiovascular como el cáncer tienen un factor genético, ambas pueden prevenirse llevando una vida saludable. "La mayoría de las enfermedades de gran incidencia en la mujer son evitables a través de la educación y los métodos de prevención que existen para cada una. En líneas generales, llevar una alimentación adecuada (priorizando las frutas y verduras) con control de peso, disminuir la ingesta de alcohol, grasas y sal, no fumar, realizar ejercicios físicos en forma regular y exponerse a la luz solar con prudencia son la clave para disminuir tóxicos y carcinógenos en el organismo", señala el Dr. Cassab.

Chequeos: ¿A qué edad comenzar?

Para la Dra. Azar, al margen de los controles escolares obligatorios, a partir de la adolescencia se recomienda un primer control de sangre y orina completo para tener un panorama general de la salud. A partir del inicio de la vida sexual, lo recomendable en la mujer es realizar un primer control ginecológico que suele incluir un Papanicolaou y una ecografía transvaginal y mamaria. Luego le corresponde un control ginecológico anual.

Desde la Sociedad Argentina de Mastología, se recomienda a partir de los 40 años una mamografía anual en mujeres asintomáticas y sin antecedentes familiares de la enfermedad (también puede complementarse con una ecografía mamaria según las características de la misma). En el caso de aquellas que sí presentan antecedentes, se aconseja comenzar con los controles mamarios diez años antes que la edad en la cual se detectó la enfermedad al familiar. El diagnóstico precoz aumenta las posibilidades de curación, permite un abordaje con tratamientos menos agresivos, mejora la calidad de vida y asegura muy buenos resultados estéticos.