20
Mar, Ago

La importancia de adquirir una rutina física

Typography

Todas las personas estamos al tanto de que realizar actividad física de modo regular tiene muchísimos beneficios para nuestra salud. Muchos especialistas y médicos recomiendan, ante determinadas patologías, realizar actividades físicas, según la necesidad del paciente. Lo que parece que nunca se aborda es el tema de cómo generar un hábito: cómo incorporar en nuestra rutina un tiempo para dedicarle a nuestro cuerpo.

Incorporar el ejercicio regular como un hábito es lo mejor que podés hacer por tu salud. Es un hábito valioso que puede transformar tu vida.

Comenzar con una actividad física no es tan difícil. La mayoría lo ha hecho al menos una vez. El problema viene después, a la hora de hacerlo con regularidad e incorporarlo en nuestra vida. Muchas veces comenzamos con entusiasmo y luego esto se evapora. A la disminución de energía se suman otras complicaciones de la vida o la falta de resultados visibles inmediatos y así se abandona una actividad.

Es que en este punto debemos ser realistas: hacer ejercicio puede ser incómodo al principio. Eso es lo que hace más difícil empezar. Incluso quienes ya tienen una rutina establecida pueden encontrarse con resistencia algunos días. La buena nueva es que ese esfuerzo será muy bien recompensado.

El ejercicio tiene repercusión en muchas áreas de tu vida, mucho más que solo la apariencia física. Si en vez de enfocarte en ver resultados en tu cuerpo, te enfocás en crear el hábito los beneficios se mostrarán cuando menos los esperes.

No es necesario hacer una hora de un entrenamiento muy intenso, para crear el hábito podés empezar con menos tiempo. Enfocarte en ser regular y trabajar sobre tu fuerza de voluntad son las claves. El hábito de hacer ejercicio te va a impulsar a mejorar otras áreas de tu vida de forma inesperada. Los beneficios se notan a nivel mental además de a nivel físico.

Adquirir este hábito es una forma de mejorar tu calidad de vida.