26
Sáb, May

¿Cuándo es el momento de hacer terapia de pareja?

Typography

Si bien podemos conceptualizar al conflicto como una construcción inherente al ser humano y, generalmente, surge a partir de las diferencias en el vínculo de pareja, algunas veces las desavenencias que se generan pueden ocasionar grandes malestares, angustias, depresiones, en alguno o en ambos miembros que conforman ese vínculo.

 

 ¿Cuáles pueden ser las causantes de los conflictos en una pareja, que pueden  llevar a que se replantee el vínculo?

El no reconocimiento del desgaste que ocasiona el no resolver lo que incomoda arrastrándolo en el tiempo, puede tapar o aniquilar el amor. El amor que estuvo presente en algún momento de la pareja, puede aparecer diluido y debilitado de manera que no signifique el suficiente estímulo, para que convoque a sus integrantes a seguir adelante.

El maltrato, la desconsideración, la indiferencia son altos enemigos de todo tipo de vínculo. En la convivencia diaria de dos personas que han decidido unir sus vidas, suele tornarse insostenible a la hora de intentar construir el nosotros.

Situaciones que marquen la pérdida de confianza, la traición, el engaño, lo no declarado, lo oculto, etc., generalmente pueden dejar establecida huellas difíciles de ignorar, aún cuando los involucrados tengan intenciones de reparar, disculpar o compensar.

Momentos traumáticos, límites, o de pérdidas significativas, también pueden poner en vilo o en crisis al vínculo, siendo algunas veces complejo superar eso estados.

La falta de comunicación adecuada, la personalidad de cada uno de los miembros, su historia, sus supuestos, su sistema de valores y creencias atraviesan todas las circunstancias que la pareja vivencia tanto en el día a día como en sus proyecciones a futuro.

¿Cuándo una terapia?

La terapia puede resultar oportuna cuando los malestares se detectan, como así también se detecta el hecho de no estar encontrando los caminos para los acuerdos y/o soluciones.

La mayoría de las parejas recurre a esta instancia cuando las situaciones estarían llegando a un límite poco sostenible. Sin embargo, podría resultar mucho más efectivo, si se busca ayuda cuando los márgenes y la flexibilidad son mayores. Es decir, no esperar cuando se siente que es poco lo que queda por hacer.

La pareja en terapia

Esta puede resultar una experiencia en donde cada una de las partes se sienta recepcionada en lo que le acontece y respeta, el ámbito de la terapia, le garantizará un espacio de escucha y entendimiento a cada uno. Quizás de alguna manera se revitalice y reanime la comunicación entre ambos y se predisponga a cada uno para comprender a su compañero o compañera aún en las diferencias que ocasionan los conflictos.

La terapia sin duda aportará para que cada uno se anime a resolver y a asumir sus decisiones luego de la revisión o análisis de su situación y su sentir.

Lo que intentará la terapia de pareja es que cada individuo que conforma ese vínculo pueda responsabilizarse de la parte que le corresponde en el malestar que han desarrollado, identifique su sentir y sus deseos y pueda resolver, más allá del consentimiento de su otro par, su bienestar y salud emocional.