25
Dom, Oct

Alcaucil – El digestivo natural

Typography
El alcaucil no es una verdura que se incluya cotidianamente en las comidas diarias, sin embargo tiene aplicaciones medicinales y es considerado un protector hepático natural, porque contiene cinarina y cinaropicrina, dos principios activos que ejercen una influencia favorable sobre el hígado y el metabolismo digestivo.

Este alimento es rico en fibras y hace favorecer el tránsito intestinal. También tiene potasio, fósforo, calcio, sodio, cobre, magnesio, hierro y manganeso y vitaminas A, (necesaria para el crecimiento normal de los niños y para la salud de los ojos y la piel), B1 (que previene la fatiga), B2 (que libera energía de las células), C, (que ayuda a evitar los resfríos y las encías sangrantes) y E, (ayuda a la fecundidad). 

Tiene sustancias que se caracterizan por sus notables propiedades que estimulan la producción y excreción de la bilis, y desarrollan una acción sobre el metabolismo nitrogenado de la urea, y otra, sobre el recambio del colesterol, que hacen del alcaucil un buen alimento para aquellas enfermedades que se caracterizan por el aumento de las grasas en la sangre, ya que hace descender sus niveles.  

Para contrarrestar la anemia y el reuma, para tonificar el corazón y combatir las enfermedades de la piel es un alimento indispensable. Por otro lado, las personas que sufren de cálculos biliares y comen alcaucil, tienen menos cólicos y los diabéticos mejoran sus síntomas. 

Antes de comprarlos hay que ver bien el estado que tienen. Deben estar enteros, limpios y bien cerrados, las manchas negras son síntoma de que están muy maduros o feos.  

El alcaucil ayuda al buen estado de salud, por las propiedades nutritivas y terapéuticas que tiene. Buenos argumentos para que comiences a tenerle más consideración en tus comidas.