29
Mar, Sep

Marilyn Monroe - Cuando la belleza juega en contra

Typography

Ustedes saben lo inteligente que es Arthur. ¿Creen que se hubiese casado conmigo si yo fuera sólo una rubia tarada? Marilyn Monroe 

Marilyn Monroe es un mito en la historia del cine gracias a su  extrema belleza y sensualidad que la llevaron a la fama. Paradójicamente, también la llenaron de infelicidad en su vida profesional y personal. Por ser rubia, sensual y de curvas, permanentemente tuvo que demostrar que era inteligente y que sabía actuar. A pesar de ser deseada por miles de hombres fue desdichada en el amor, por celos, infidelidades, incompatibilidad de caracteres o por buscar en ellos al padre protector que le faltó. Lo cierto es que murió sola en su departamento y su final sigue siendo un verdadero misterio.     

El 1º de junio de 1926 nació en Los Ángeles, Estados Unidos, una de las mujeres más sexys del Siglo XX, Norma Jeane Baker, luego conocida como Marilyn Monroe. Su madre, Gladys Pearl Baker, le negó la identidad de su padre y como tenía problemas financieros y mentales graves, como esquizofrenia paranoide, fue internada, entonces decidió dejar a su hija con un matrimonio para que la cuiden correctamente. 

La infancia fue muy dura para Norma debido a todas las custodias que tuvo y porque por parte de ellos en dos oportunidades fue abusada sexualmente. De adolescente, trabajó como ayudante de cocina y cuando ya no pudo estar al cuidado del último matrimonio que la tenía en custodia, para evitar caer nuevamente en un orfanato le aconsejaron que contrajera matrimonio con un vecino polícia de 21 años, James Dougherty, así fue que a sus 16 años decidió casarse. Pero cuando su marido se unió a la marina al comenzar la Segunda Guerra Mundial, la adolescente se fue a vivir con su suegra y a trabajar con ella en una fábrica de paracaídas. Allí comienza su historia, con un trabajo que le cambió la vida. 

Un fotógrafo tomó una sesión de fotos en la fábrica para mostrar cómo era el trabajo femenino durante la guerra, esta mujer despampanante causó alto impacto y apenas salió la revista fue contratada como modelo. Para ser más llamativa aún, le aconsejaron que se cambie el color del cabello al rubio platinado. 

En 1946 se divorció de su marido después de cuatro años de matrimonio, y se dedicó de lleno al modelaje, comenzó haciendo una serie de campañas publicitarias de trajes de baño. Inició así su carrera artística ya que de a poco incursionó en el cine como extra, en películas de bajo presupuesto o con papeles poco jugados. Recién logró conseguir un contrato por siete años cuando tuvo aceptación por parte de los críticos de cine. Ni se imaginaría por entonces, que terminaría siendo una de las estrellas más importantes y reconocidas del cine del Siglo XX.  

Se cambió su nombre por el artístico Marilyn (por la actriz Marilyn Miller) Monroe (por el apellido de soltera de su madre).  

En una sesión de fotos para una revista Marilyn se cruzó con Joe Di Maggio, un reconocido jugador de béisbol, con el que se casó en 1954 y se fue a Japón, posteriormente pasó unos días sola en Corea para cantarles a marinos estadounidenses que se encontraban en el lugar. Pero por incompatibilidad de sus carreras se disolvió el matrimonio a los nueve meses y ella regresó a Nueva York. No obstante, él siempre la amó y estuvo a su lado cuando ella más necesitaba ser cuidada. 

Fue tapa de la revista Playboy en el número lanzamiento, y protagonizó “Los caballeros las prefieren rubias”, por la que obtuvo muy buenas críticas por parte de la prensa especializada, no sólo destacándose como actriz sino también como cantante y bailarina, gracias a ella la escena musical se convirtió en clásico. Al igual que la del vestido blanco en movimiento por el viento sobre una ventilación de subte.  

Fue nominada a varios premios por su actuación y ganó algunos como mejor actriz. Obviamente esto la condujo a obtener contratos más importantes, tanto a nivel económico como en los roles a interpretar. A su vez ella quería demostrar que había nacido para esto, y siempre se instruía, tomaba clases de literatura y teatro en prestigiosos lugares y con profesores destacados en el ambiente. 

Marilyn quería formar su propia productora de cine y lo logró, Marilyn Monroe Productions, y comenzó a hacer sus propias películas pudiendo demostrarle al público otro lado actoral, interpretando papeles más dramáticos. 

Más tarde se convirtió al judaísmo para poder contraer nupcias en junio de 1956 con su nuevo amado, el dramaturgo y escritor Arthur Miller, quien le escribió un film (The Misfits). Primero mantuvieron en secreto el romance durante años porque sabían que sería un escándalo por sus vidas totalmente opuestas. Fueron a Londres de luna de miel, donde ella no paró de trabajar. Ya en estados Unidos, lamentablemente, comienzan los problemas personales tras perder dos embarazos, que, sumado a otros conflictos internos y de pareja, la condujeron a volcarse al alcohol y a los barbitúricos. Esto le impedía trabajar correctamente, faltaba seguido a las grabaciones o llegaba tarde, no estudiaba la letra por lo que tenían que repetir varias veces la misma toma, lo que la condujo a tener problemas legales. Por su parte, la depresión le jugó una mala pasada, hasta fue internada de urgencia por estar al borde de la muerte y tener cuatro intentos de suicidio.  

La pareja ya era insostenible, además Marilyn tenía otro romance con un compañero de trabajo y amigo de ambos, Yves Montand, pero no prosperó porque a pesar que ella se había  enamorado, él no tenía intenciones de divorciarse.

Su lista de amantes fue extensa, abarcaba a políticos, cantantes como Frank Sinatra, actores, guionistas, directores, comunistas y mafiosos. También parece que se casó por unos días con el escritor Robert Slatzer y con el fotógrafo André de Dienes. Era difícil para los hombres resistirse ante tanta belleza, motivo por el que muchas veces fue acosada por productores y directores.

A comienzos de 1961 se divorció de Miller y ella ingresó a una clínica psiquiátrica.  Recuperada, quiso volver a la actuación y al trabajo en su productora pero tenía problemas de salud, sufría de sinusitis y bronquitis. Siguió haciendo de las suyas, tal es así que se ausentó por una semana para ir a cantarle, el 9 de mayo, al presidente Kennedy, el tan famoso cumpleaños feliz, a su regreso la echaron pero como no consiguieron que el actor Dean Martin aceptara un reemplazo, tuvieron que admitirla nuevamente.  

Muchos proyectos cinematográficos se quedaron truncos cuando el 5 de agosto de 1962, falleció en su casa mientras dormía, supuestamente por una sobredosis de barbitúricos con el fin de terminar con su vida. El ama de llaves la encontró desnuda en su cama, boca abajo, con el teléfono en la mano, y las luces de la habitación prendidas. En la mesita de luz se encontraba un frasco de pastillas vacío.  

No está esclarecido en la actualidad el desencadenante de su muerte, la versión grave y fuerte que se analizó es la de su asesinato, ordenado por Robert Kennedy. Esta conjetura se debe a que Marilyn mantenía una relación con él y también con su hermano, el Presidente de Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, y además tenía demasiada información que ambos querían mantener en suma reserva porque estaban estrechamente vinculados con políticas del gobierno del país.  

Por su parte, hay testigos que afirmaron haber visto enfermeros y políticos, entre ellos Robert Kennedy, que entraban al departamento de Marilyn tras su muerte. Los resultados de la autopsia son difusos y hasta la actualidad no se supo la verdad de su final, si se debió a un suicidio porque no le iba bien en su trabajo, porque JFK no quería saber nada más con ella, o bien, si fue un crimen mafioso por tener información que podía perjudicarlo directamente. Lo cierto es que nunca se encontró el diario de anotaciones que ella siempre tenía encima para dejar presente todo lo que le ocurría, por recomendación de su analista de cabecera, ni se supo a quien quiso llamar pidiendo ayuda.

Pasan las décadas pero sigue estando vigente, por sus escenas famosas, por ser un modelo a seguir como ícono de belleza y porque fue una de las mujeres más conocidas a nivel mundial, que actuó en más de 30 películas, fue tapa de innumerables revistas, fue deseada por todos los hombres y más después de confesar que dormía solamente con gotas de perfume Chanel Nº 5 y que no usaba ropa interior.

Sus restos se encuentran en el Westwood Village Memorial Cementery de Los Ángeles y son uno de los más visitados del mundo.