22
Jue, Oct

Yogurt: tu gran aliado

Typography
En los días de verano para refrescarnos un poco es ideal consumir un rico yogurt, en cualquiera de sus variedades, bebible, descremado, entero, con cereales o con frutas. Cada uno de ellos es un gran alimento por su contenido nutritivo y por ello un aliado para tu organismo. 

 El yogurt tiene un nivel nutricional similar al de la leche y es producto de su fermentación mediante la utilización de distintos cultivos bacterianos lácteos. Estas bacterias son beneficiosas y ayudan a descomponer la lactosa y producir aminoácidos, proteínas, vitaminas, minerales y enzimas en mayor proporción que las inicialmente presentes en la leche, por lo que supera sus virtudes alimenticias y contribuye a la asimilación de otros nutrientes. Al mismo tiempo, suele ser enriquecido a través del agregado de azúcar, frutas y cereales. 

Es excelente para todas las etapas del ser humano. Para los bebés es bueno para pasar a la alimentación semisólida porque es de fácil digestión, y la acidez natural favorece la asimilación del hierro, un mineral necesario para el niño después de su sexto mes de vida. Y como una de las mayores virtudes del yogurt es que posee más calcio que la leche, es altamente recomendado para las embarazadas, los bebés, los niños en etapa de crecimiento y los mayores, ya que ayuda en la formación de los huesos, dientes, articulaciones y músculos y para protegerlos más tarde, en la adultez.  

También es útil para la coagulación de la sangre, reducir el colesterol, la hipertensión, regular el sistema nervioso, aliviar los dolores musculares y menstruales, ayudar a conciliar el sueño, participar de la permeabilidad de la membrana celular y, en compañía del magnesio, contribuir en la contracción  del corazón asegurando su buen funcionamiento, y prevenir infecciones de la uretra y de la vagina.

Para las personas que no resisten los lácteos, el consumo del yogurt es apropiado porque no provoca intolerancia. Además se lo indica para la diarrea y el estreñimiento, porque reestablece la flora bacteriana intestinal sana. Disminuye las sustancias que producen el mal aliento, las caries y las enfermedades de las encías. Asimismo, es beneficioso para el sistema inmune en general, cargando de defensas al organismo y participa en la prevención de cáncer de mama, cólon y recto. 

Al ser bajo en grasas es ideal para las personas que quieren adelgazar, al sumar energía y nutrientes básicos sin ganar tantas calorías. También engaña el hambre y resguarda al estómago de las consecuencias que pueden ocasionarle determinados antibióticos. 

Se lo recomienda para una alimentación sana y equilibrada. Pero hay que tener en cuenta que tiene que cumplir con las normas de calidad y no perder la cadena de frío para que no pierda el buen estado de los nutrientes.