04
Mar, Ago

Las uvas - La fruta que ayuda a nuestro organismo

Typography

¿Qué mejor combinación que comer una fruta sabrosa y jugosa y que encima haga bien a la salud?  

La uva además de ser una fruta muy rica y refrescante es muy buena para nuestro organismo debido a las propiedades que posee, las que varían en cantidades según el color. De todos modos, todas tienen gran conjunto de nutrientes que son sumamente favorables para el cuerpo humano ya que cada uno cumple una función primordial, otorgándole un buen funcionamiento.

Como el fruto de la vid tiene un proceso de fotosíntesis en donde acumula mayor cantidad de azúcar que otras plantas y frutas, ocupa un lugar privilegiado. Además, este azúcar natural (compuesta de glucosa y levulosa), tiene una composición muy simple que hace que el organismo la asimile fácilmente. 

Las uvas principalmente, tienen la propiedad de limpiar el organismo porque ejercen un trabajo de desintoxicación; se la indica para problemas renales y de cólon irritable. Para regularizar el funcionamiento del intestino es saludable consumirlas sin pelarlas y con las semillas. 

Además purifican, vitaminizan, alcalinizan y limpian la sangre debido a que favorecen la eliminación de tóxicos por su acción diurética y laxante. Previenen el endurecimiento de las arterias que irrigan el corazón. También se las recomiendan para los enfermos de reuma, artritis, gota, alergias, para la hipertensión, arterioesclerosis, calambres, mala circulación y dolores de cabeza. Son buenas para las inflamaciones, las úlceras, para las cataratas y patologías que afecten al hígado, la vesícula, el bazo, los riñones, y para el cáncer.  

Para estos días de intenso calor, se puede aprovechar para hacer jugo de uva y tomarlo bien frío; así estás aportándole a tu cuerpo altos nutrientes, vitaminas y gran valor calórico.  

La uva es el alimento que más se parece a la leche materna, por eso su ingesta es excelente para niños que están en la etapa de crecimiento, para los  anémicos, los que padecen de bronquitis y tos y para los adultos que necesitan una dosis de energía tras agotamiento físico o mental.  

Como tiene bajo contenido de grasas son un aliado para quienes tienen problemas de obesidad, cálculos biliares e hipertensión.

A su vez son tonificantes musculares y nerviosos. A su vez, al tener ácido fólico se las recomienda a las mujeres embarazadas que atraviesan el primer trimestre ya que son un buen complemento porque ayudan a la formación del bebé y además, apoyan la producción de glóbulos rojos y blancos y a los anticuerpos del sistema inmunológico. 

Por la variedad de sus vitaminas y minerales (como potasio, magnesio y calcio) ayudan a mantener el buen funcionamiento del cerebro e intervienen en la contracción de los músculos y el corazón. 

La uva es una de las frutas que más se adaptan para efectuar una cura en base a un solo alimento, de acuerdo con el apetito y tolerancia de cada persona se establecerá la cantidad diaria total y la frecuencia de sus tomas. Pelarlas ayuda a masticar mejor y a comer más lentamente asegurando la buena digestión. 

Pero las personas que sí deben evitar esta fruta son los diabéticos porque aumentan su nivel de glucosa en sangre y los que son delicados del estómago e intestinos, o que tienen divertículos, úlceras y tendencias a la diarrea.