• default color
  • blue color
  • orange color
  • green color
CPanel

Concepto de Mujer

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Notas y Publicaciones Nutrición ETA: Enfermedades transmitidas por alimentos

ETA: Enfermedades transmitidas por alimentos

E-mail Imprimir PDF

Los alimentos en mal estado, o que no están bajo condiciones de higiene necesarias, transmiten enfermedades que si no son tratadas a tiempo pueden provocar la muerte.

El estricto control de los alimentos debe ser cumplido para que no dañen nuestra salud, por eso las condiciones higiénicas sanitarias, bromatológicas y de calidad son fundamentales. En muchos casos está en nuestras manos, sólo es necesario prestar atención a la hora de realizar nuestras compras y de cocinar. Aquí te explicamos cuáles son los puntos que tenés que considerar.

El alimento debe tener información sobre las condiciones de uso y sobre los posibles riesgos al ser consumido. Debe tener el nombre del producto, los ingredientes que contiene, la fórmula nutricional, el peso, el origen, el número de aprobaciones y de lote o elaboración, su fecha de vencimiento, las instrucciones de preparación y conservación.

Un alimento se puede contaminar por varias formas: al toser o estornudar, por medio del aire, por agua no potable, por los insectos, en especial las moscas, y por utensilios o vegetales mal lavados. Es fundamental además tener las manos limpias, principalmente las uñas.

Los productos que se impurifican más fácilmente son los helados y los panchos, por eso hay que ver que los primeros no hayan perdido la cadena de frío para que mantengan su estado original, y los segundos deben estar frescos y mantener los aderezos adicionales en buen estado.

Cuando se consumen alimentos en condiciones no óptimas, transmiten agentes nocivos, éstos pueden ser bacterias patógenas o toxinas que ellos generan, virus, levaduras, mohos, productos químicos como insecticidas o venenos, metales y compuestos que pueden pasar por contacto directo con utensilios, envolturas, recipientes o superficies de apoyo y por adición de productos no permitidos en la elaboración del producto.

Cuando estamos en riesgo, nos damos cuenta a las horas de haber ingerido el alimento contaminado. Los síntomas son diarrea, vómito, dolor abdominal, deshidratación y fiebre, que si no son tratados, y la infección es grave, puede terminar con la vida de la persona.

Al saber cuáles son los tipos de productos que hay, vamos a poder tener una mejor idea de cómo actuar ante ellos. Están los no perecederos o secos, como el arroz, harinas y fideos, que no necesitan de frío; los que deben mantenerse en la heladera, como los lácteos, verduras frescas, carnes, pescados y pastas frescas; y por último los que deben ser congelados, como los helados, hamburguesas y los que se quieran mantener por largo período sin consumir. Siempre respetando los tiempos de vencimiento de los distintos alimentos.

Para tener en cuenta:

*La carne puede contaminarse durante el proceso industrial, por lo que una buena cocción, a una temperatura interna superior a 76ºC, es ideal ya que elimina las bacterias. Tampoco debe quedar con partes crudas o rosadas en su interior. Por su parte, la carne picada está más expuesta porque sufre de manipulación inadecuada, por eso las hamburguesas son de alto riesgo.

*No deben mezclarse alimentos crudos y cocidos, ni tampoco usar los mismos utensilios para cada uno.

*Los alimentos no deben quedar afuera de la heladera más de una hora, porque en ese transcurso se origina un avance bacteriano. Si estás de compras en un supermercado, tenés que dejar para lo último la compra de los productos que se encuentran en frío y luego ir directamente a tu casa para ponerlos nuevamente a baja temperatura.

*La temperatura ideal de la heladera es de 4ºC y 5ºC, pasando este nivel, los alimentos frescos se contaminan fácilmente porque las bacterias se reproducen.

*Pescados y mariscos frescos se deben congelar.

*Huevos crudos con cáscara, verduras y frutas frescas no se las deben lavar antes de refrigerar, pero sí antes de ser cocinados.

*Manzanas y cítricos no tienen que tener envoltorios.

*Lácteos y embutidos, leches y cremas abiertas tienen que continuar en su envase original.

*Los enlatados abiertos tienen que pasarse a otro recipiente.

*No se deben comer los pebetes de fiambres descoloridos, que están fuera de la heladera, que no tienen etiqueta de origen y fecha de elaboración y envasado. Como tampoco los sándwiches de milanesas, cuando su color de carne es oscura, o  no está hecho en el momento de la compra, o que tampoco tenga etiqueta y esté fuera de la heladera.

*Un lugar seguro para ir a comer es aquel que tiene gran cantidad de clientes, eso nos da pie a pensar que los alimentos están en constante cambio.

*No consumir ensaladas de frutas que se venden en maxi kioskos, porque al estar cortada en pequeñas partes, las bacterias que se encuentran en la superficie de la fruta penetran con más facilidad en su interior. A su vez, es aconsejable comerla al poco tiempo de haberla hecho porque si no la vitamina C se oxida.

*Cocinar bien los alimentos y consumirlos de inmediato y los que ya fueron cocinados hay que recalentarlos bien.